Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de uno de los carriles peatonales en la calle Consell de Cent de Barcelona / JxCat

El RACC carga contra los carriles peatonales de Colau por su “escaso uso”

La entidad estima que apenas un 20% de los viandantes dan utilización a los nuevos tramos y recomienda su reconversión

4 min

El Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) ha recomendado la retirada de los nuevos carriles peatonales que el Ayuntamiento de Barcelona ha instalado en varias calles de la ciudad para ganar espacio al coche durante la pandemia. La entidad estima que apenas un 20% de los viandantes dan uso a los tramos, por lo que insta al consistorio a “plantearse si cumplen el objetivo que se había planteado”.

En su informe La movilidad en Barcelona en la nueva normalidad presentado este jueves, el RACC ha sostenido que la ampliación de aceras sobre carriles de tráfico que el ayuntamiento ha impulsado en la ciudad apenas ha atraído a nuevos peatones. Según la estimación de la entidad, solo el de la calle Girona ha dado buenos resultados, mientras que el resto no han funcionado, especialmente el de vía Laietana, que presenta uso del espacio “casi nulo”.

Críticas del comercio

La instalación de estos carriles se produjo durante la reclusión por el primer estado de alarma. El Ayuntamiento de Barcelona ganó espacio al coche recortando carriles para ampliar aceras con pintura y elementos móviles como bancos de cementos. Sin embargo, la medida ha despertado el rechazo de comerciantes y agentes sociales, que han criticado en varias ocasiones la unilateralidad del consistorio a la hora de implantar una medida que, aseguran, estrangula aún más la recuperación económica.

El nuevo acerado de Girona es el más provechoso, al ser usado por el 47,8% de los viandantes. Sin embargo, el tramo de Gran vía apenas llega al 4,1%, mientras que vía Laietana queda en el 0,5% de tránsito, según los datos del RACC. Desde la entidad han pedido al ayuntamiento “plantearse si cumplen el objetivo que se había planteado” y reconsiderar un cambio de uso para convertirlos en zonas de carga y descarga, carriles bici o espacios verdes.

Un millón de desplazamientos menos

Sobre el plan anunciado ayer miércoles por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de reducir el vehículo privado en el Eixample, el presidente del RACC, Josep Mateu, ha pedido tiempo para “estudiar con más detalle” el asunto. Con todo, ha reconocido que “cualquier medida que se tome se debe pensar y consensuar muy bien con todos los actores: comerciantes, vecinos, tiendas y restaurantes”.

Por otro lado, el informe de la entidad también señala que la pandemia ha provocado la pérdida de 1.125.275 desplazamientos diarios en Barcelona. Esto atiende, según Mateu, a que una parte de la población mantiene el teletrabajo y otra, ha perdido su empleo. El 60% de los trabajadores se acuden a su puesto de forma física, un 20% lo hacen desde casa y el otro 20% alternan ambas modalidades.

Menos afluencia en el transporte público

“La pandemia afectará a la movilidad del futuro y acelerará muchas ideas que estaban en marcha”, ha sostenido Mateu. Entre las nuevas tendencias que ha dejado el Covid figuran la reducción del transporte público por el temor a contagiarse. El metro ha pasado de ser usado por el 42% de los usuarios al 27%, mientras que el bus urbano retrocede del 32 al 24%.

Mientras tanto, si antes del virus se movían a pie un 24% de los ciudadanos, ahora lo hacen el 34%. También la bicicleta gana terreno y ya es usada por el 8% de los residentes en Barcelona.

Destacadas en Business