Menú Buscar
Empleados del Gobierno británico ayudan a pasajeros afectados por la quiebra de Thomas Cook / EFE

Los aeropuertos de Girona y Reus sufren la quiebra de Thomas Cook

Aena informa de que se cancelan 42 vuelos hacia los dos aeródromos catalanes, una reacción inevitable ante la suspensión económica de la compañía inglesa

6 min

La quiebra de Thomas Cook, la agencia de viajes más antigua del mundo, tiene impacto directo en Cataluña. En concreto, en los aeropuertos de Girona y Reus, que ven reducidos los vuelos que recibirán hasta el 11 de octubre. 

Aena ha informado que la agencia del Reino Unido tenía previstos 42 vuelos a los aeródromos de Tarragona que, por la situación de la compañía, no se llevarán a cabo. La operativa prevista por Thomas Cook incluía 14 vuelos a Girona y 28 a Reus. 

Fin de las negociaciones

Tanto el Gobierno británico como la Autoridad de Aviación Civil del país (CAA, por sus siglas en inglés) entienden que la cancelación de vuelos era inevitable ya que la empresa se encuentra fuera de las negociaciones para poder mantener su actividad. "Thomas Cook ha dejado de negociar, por lo que todos los vuelos de Thomas Cook ahora se cancelan", ha subrayado la institución de aviación. 

Peter Fankhauser, presidente ejecutivo de la centenaria agencia de viajes --comenzó su actividad en 1841-- ha asegurado que lamenta profundamente el cierre de la empresa después de que no pudiera asegurar un paquete de rescate de sus prestamistas. Dicho final podría tener un considerable impacto a nivel internacional, ya que Thomas Cook administra hoteles, resorts y aerolíneas para 19 millones de personas al año en 16 países. Además, actualmente cuenta con 600.000 personas en el extranjero, lo que obliga a los gobiernos y a las compañías de seguros a coordinar una gran operación.

Canarias, la región más afectada

Los aeropuertos de Girona y Reus no han sido los únicos que se han visto afectados por la suspensión de la agencia de viajes británica. Las islas Canarias Baleares y Baleares han sido otros territorios donde se han vivido cancelaciones, siendo la región del mar Mediterráneo la segunda más afectada tras el archipiélado canario. El operador turístico tenía programados este lunes 24 vuelos de conexión entre aeropuertos del Reino Unido y los de Palma y Menorca suponen la cancelación de unas 2.100 plazas.

En concreto, se han dejado de operar siete vuelos de ida y otros tantos de vuelta en el aeropuerto de Menorca, con unas 1.000 plazas en total en cada sentido. En la isla de mayor estensión de las Baleares se han anulado hoy cinco despegues y cinco aterrizajes, lo que supone la cancelación de 1.100 plazas en cada sentido. Por lo que respecta a Canarias, la quiebra de Thomas Cook ocasionado la cancelación de 22 vuelos durante el lunes. El aeropuerto más afectado es el de Lanzarote, con 10 vuelos, seguido del de Gran Canaria, con ocho. Los aeródromos de Fuerteventura y Tenerife Sur han sufrido dos cancelaciones cada uno.

Más de un millón de plazas perdidas en las islas

El desplome de Thomas Cook hará perder a Baleares 393.900 plazas aéreas hasta el próximo verano, mientras que Canarias se quedará sin 745.150 plazas aéreas hasta agosto de 2020. Tenerife es el destino más afectado de toda España, tanto en lo que queda de 2019 como en el arranque del próximo ejercicio. Por su parte, Palma de Mallorca perdería 211.579 plazas hasta agosto de 2020, siendo el tercer destino más perjudicado tras Tenerife y Lanzarote, que ocupa el segundo lugar con hasta 214.678 plazas menos hasta agosto del próximo año.

En España también se ven afectados otros destinos como Mahón, Ibiza, Girona, Reus, Alicante o Almería, aunque en general son Canarias e Islas Baleares "los destinos turísticos españoles más afectados por la quiebra del tour operador", reconoce la compañía. En lo que queda de 2019 Lanzarote perderá 72.666 plazas, por 45.014 de Fuerteventura, mientras que ya en los primeros seis meses de 2020 Lanzarote verá frustradas 142.012 de sus plazas aéreas por 90.844 de Fuerteventura.

Atrapados

En total, más de 600.000 turistas, entre ellos 150.000 británicos, están atrapados en estos momentos  en diferentes lugares del mundo a falta de ser repatriados tras el anuncio de bancarrota de Thomas Cook, el segundo turoperador global y el más antiguo del mundo.

La Autoridad de Aviación Civil de Reino Unido (CAA, por sus siglas en inglés) ha reunido una flota de aviones por todo el mundo, en una operación a la que ha bautizado operación Matterhorn, para poder repatriar a todos los turistas británicos afectados por la quiebra que se encuentran en el extranjero. El Gobierno británico ha establecido de plazo hasta el próximo 6 de octubre.