Menú Buscar
El jefe del Gobierno de Andorra, Antoni Martí (izquierda), y el ministro de Finanzas, Jordi Cinca (derecha)

Querella contra el ministro de Finanzas de Andorra por su gestión del ‘caso BPA’

El ex consejero del Principado, Eusebi Nomen, acusa a Jordi Cinca de atentar contra su reputación por asegurar que es un portavoz de los accionistas mayoritarios del banco intervenido

2 min

El ministro de Finanzas de Andorra, Jordi Cinca, recibió este viernes una querella criminal por injurias y calumnias derivada de su gestión del caso BPA. Concretamente, por sus valoraciones sobre los que critican activamente la intervención del banco del Principado. El economista, promotor de la cooperativa financiera Raiffeisen y exconsejero general del país, Eusebi Nomen, ha acudido al Tribunal de Corts para defender su reputación.

Cinca le había acusado el miércoles pasado de ejercer un papel activo en la estrategia impulsada por los accionistas de BPA para frenar la venta del banco a un tercero.

Rueda de prensa del consejo

Esa fue la explicación que dio el ministro a los periodistas que asistieron a la rueda de prensa del consejo de ministros al ser preguntado de si tenía constancia de que el Gobierno de EEUU preveía desclasificar la información que el departamento del Tesoro encargado de perseguir el fraude fiscal, el FinCen, usó para acusar al banco del Principado de participar en el lavado de capitales internacional. El informe, publicado el 10 de marzo de 2015, propició la intervención de BPA y propició la quiebra de su entidad hermana en España, Banco Madrid.

Cinca eludió valorar el paso que tiene pendiente dar. Se limitó a acusar a Nomen de facilitar la información e incitar a la pregunta --un extremo desmentido en la misma rueda de prensa, ya que el periodista le mostró la documentación pública que el Gobierno de EEUU había difundido en su página web-- y de ser un mero transmisor de los intereses de los accionistas mayoritarios de BPA.

Reputación de Nomen y Raiffeisen

El exconsejero general de Andorra aseguró que la querella cuenta con argumentos firmes para penalizar al ministro. Manifestó que es la única forma de defender tanto su reputación como la de la Raiffeisen.