Menú Buscar
El 45% de las pesetas en monedas no serán canjeadas

Quedan 1.630 millones de euros en pesetas sin canjear, a dos años de que se pierdan

Los 133.000 millones en pesetas en monedas, equivalentes a 800 millones de euros, se dan prácticamente por perdidos

3 min

A poco más de dos años de que venza el plazo, el 31 de diciembre de 2020, dado por el Banco de España para canjear las antiguas pesetas por euros, los españoles aún tienen en su poder 271.376 millones de la antigua moneda nacional, equivalentes a 1.631 millones de euros.

Según las cifras de la autoridad monetaria y a pesar de que han pasado más de 15 años desde que empezó a circular la moneda común, los españoles conservaban a cierre de julio 137.934 millones de pesetas en billetes (829 millones de euros), un millón de euros menos que el mes anterior, y 132.942 millones de pesetas en monedas (799 millones de euros en monedas), la misma cifra desde 2016.

Las monedas apenas se canjean

De hecho, el número de pesetas (799 millones de unidades) no ha variado desde agosto de 2016, con lo que lleva 24 meses seguidos sin registrar movimientos, mientras que en el caso de los billetes en pesetas sí se han ido produciendo ligeras oscilaciones, aunque siempre a la baja.

Así, en el último año, desde junio de 2017, los españoles han canjeado 1.331 millones de pesetas en billetes (8 millones de euros en billetes).

Coleccionismo, deterioro o salida con los turistas

El Gobierno español fijó en tres meses el periodo de convivencia para ambas monedas, desde el 1 de enero de 2002, cuando comenzó a circular el euro en el bolsillo de los españoles, hasta el 31 de marzo del mismo año, y, desde entonces y hasta el siguiente 30 de junio, estableció un periodo de canje de las monedas y de los billetes en pesetas en las oficinas bancarias.

A partir del 1 de julio de ese año, los españoles tienen que acudir al Banco de España si aún conservan la antigua divisa nacional.

El banco emisor estimó que el 45% de las monedas en pesetas que estaban en circulación antes de la entrada del euro nunca serán estregadas al Banco de España para su canje porque permanecerán en manos de los españoles como pieza de coleccionismo, o bien por deterioro, pérdida o salida del país en los bolsillos de los turistas.