Menú Buscar
Varios niños lucen su disfraz de Carnaval / EP

¿Qué debe tener un disfraz para ser seguro?

Llegan los Carnavales y las ganas de disfrazarse, sobre todo los más pequeños; pero cuidado, porque no todos los trajes cumplen los requisitos legales y algunos hasta pueden ser peligrosos

13 min

Aunque en Cádiz llevan días inmersos en los Carnavales, en el resto de España es inminente su llegada a lo largo de esta semana. La fiesta de los disfraces entusiasma cada año a pequeños y mayores, aunque en el caso de los niños son sus padres quienes deben supervisar que éstos vayan ataviados para sorprender, pero sin llevarse sorpresas desagradables. Éstas pueden venir de la mano de algunos disfraces baratos que no cumplen los requisitos más básicos, ya no en cuanto a calidad, sino a algo tan imprescindible como la seguridad.

Las diferentes comunidades autónomas, a través de sus consejerías de Consumo y Salud, están llevando a cabo desde el pasado mes de enero inspecciones para comprobar el etiquetado y la seguridad de los disfraces infantiles de Carnaval, controles que comenzaron hace unas semanas y que se prolongarán hasta noviembre de este año, ante otra de otra de las fechas señaladas en el calendario para disfrazarse como es la fiesta de Halloween. En todo caso, la medida tiene el objetivo controlar durante 2020 que los productos a la venta cumplan la normativa, empezando por incluir el sello CE y que los trajes sean adecuados para la edad de la persona que los va a usar.

Una niña disfrazada en Halloween / FREEPIK
Una niña disfrazada en Halloween / FREEPIK

Red de Alerta de Productos de Consumo

Los controles los realizan inspectores de Consumo de las comunidades autónomas en todo tipo de establecimientos donde se venden esos artículos, con especial atención a las tiendas de baratijas y bazares, sobre todo los chinos, que es donde más se dispensan estas prendas a los niños. Cada consejería lleva a cabo esos controles, que conllevan la recogida de muestras de diferentes artículos para ser analizados en laboratorios que midan la seguridad de sus materiales y de su confección.

Si estas inspecciones encuentran artículos que supongan un riesgo para las personas, éstos son incluidos en la Red de Alerta de Productos de Consumo. Se trata de un sistema de intercambio rápido de información que funciona a nivel europeo, cuyo objetivo es detectar artículos inseguros y adoptar medidas que impidan su comercialización, bien a través de la inmovilización de los mismos o de su destrucción. Si las irregularidades halladas tienen que ver con un etiquetado incorrecto, se procederá a sancionar al establecimiento.

Varios complementos para disfrazarse / EP
Varios complementos para disfrazarse / EP

Plan de Inspección 2020

En todo caso, los artículos que no cumplen son incluidos en dicho registro, porque a él tienen acceso las autoridades de consumo europeas, estatales, autonómicas y locales. El sistema tiene dos ámbitos, uno nacional denominado Sistema de Intercambio Rápido de Información (SIRI), a través del cual el órgano competente en Consumo a nivel estatal se intercambia la información entre los puntos de contacto de las comunidades autónomas; y otro europeo, el RAPEX, que asume esta función a nivel de la Unión Europea, que se encarga del contacto entre un país y la Comisión Europea.

Esta campaña de vigilancia forma parte del Plan de Inspección de Consumo 2020, que comprende en total de 26 campañas y 9.000 actuaciones de control dirigidas a garantizar y reforzar los derechos de los consumidores, al tiempo que se asegura que los productos cumplen los requisitos de seguridad y calidad que exige la normativa.

Recomendaciones para comprar un disfraz

Las direcciones generales de Consumo, en todo caso, hacen una serie de recomendaciones a tener en cuenta a la hora de comprar disfraces, especialmente si se trata de artículos para niños.

  • Es básico leer con atención el etiquetado del producto, que siempre debe figurar en castellano.
  • Debe mostrarse en el artículo la marca CE, que indica que cumple con la normativa europea en materia de seguridad. Ojo con el sello chino CE (China Export), que apenas se distingue del europeo salvo porque hay menos espacio entre ambas letras y que fue creado para confundir y eludir el auténtico sello CE de la Unión Europea (European Conformance).
Ojo con confundir China Export con
Ojo con confundir "China Export" con "European Conformance"
  • Si se trata de máscaras, deberá comprobarse que disponen de los suficientes orificios para poder respirar y permitir la ventilación.
  • En los maquillajes es importante comprobar los componentes y fecha de caducidad para evitar posibles reacciones alérgicas.
  • Las lentillas decorativas deben ser adquiridas únicamente en tiendas que dispongan de personal cualificado.
  • Las piezas pequeñas que puedan separarse del disfraz no están indicadas para los trajes infantiles por el riesgo que supone su ingesta. Igualmente se deben huir de los bordes cortantes y de los tejidos inflamables.
  • Los cordones en la zona del cuello están totalmente contraindicados en los disfraces infantiles por el riesgo de estrangulamiento. Si hay cordones o correaje en el disfraz debe estar fijo en la prenda y no plantear la posibilidad de soltarlos.
  • Si el disfraz o alguno de sus complementos llevan pilas, éstas deben estar bien protegidas en un habitáculo cuyo acceso requiera del uso de destornillador u otra herramienta.
  • El etiquetado debe reflejar el nombre y domicilio del fabricante, y, si el producto es importado, el nombre y domicilio del importador, la composición del producto, y las recomendaciones de lavado y conservación.
  • Consumo recomienda también conservar siempre el tique de compra, ya que será imprescindible para realizar una reclamación, devolución o cambio del producto. Conviene informarse antes de la compra sobre la política de devoluciones que, en el caso de internet, incluye el derecho de desistimiento. De esta manera se puede cancelar el contrato durante un plazo mínimo de 14 días naturales desde la fecha de recepción del producto, sin necesidad de reseñar algún motivo y sin penalización.
  • Otra potente garantía desde su venta es adquirir los disfraces en establecimientos adheridos al Sistema Arbitral de Consumo, puesto que así queda garantizada la resolución de cualquier conflicto que pueda llevar a discrepancias entre el consumidor y el comercio, y además de manera gratuita. Las tiendas adheridas a este sistema deben disponer de hojas de reclamaciones a disposición de los clientes.
  • Algunas comunidades autónomas han editado guías de seguridad al respecto, a las que se puede acceder a través de las diferentes webs de estas administraciones.
Las máscaras deben permitir respirar bien y la ventilación / EP
Las máscaras deben permitir respirar bien y la ventilación / EP 

La OMIC, siempre a mano

Ante cualquier duda o problema que pueda surgirnos, las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMIC) suelen ser rápidas y efectivas, además de gratuitas, y son el medio más accesible para obtener información sobre cualquier problema concreto, que puede comunicarse de forma presencial o a través de internet.

La medida autonómica que trata de controlar ahora que los disfraces sean seguros y cumplan con todos los requisitos legales se denomina Campaña de control del etiquetado y la seguridad de disfraces, caretas, máscaras y similares destinados a ser utilizados por menores de 14 años 2020. Prevé el aumento del control en los días previos al Carnaval y durante los mismos, y esa actuación se repetirá en las jornadas previas a Halloween. Se realizarán en torno a 130 actuaciones por comunidad de los diferentes productos y el 75% de ellos se llevarán a cabo en tiendas baratas y bazares. Al menos el 50% tendrán lugar en localidades al margen de las capitales, con la intención de dar cobertura a toda la provincia.

Los estereotipos se mantienen

Por otra parte, la Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana (UCE) refleja en un informe con motivo de la inminente celebración de los Carnavales que se mantienen estereotipos de género en los disfraces, sobre todo en ventas realizadas por web: "Se sigue utilizando la imagen de la mujer, con disfraces provocativos y presentándola como un objeto sexual". Según la UCE, los disfraces de personajes de superhéroes, Ladybug, Star Wars, Frozen, Harry Potter o videojuegos como Fortnite son los temáticos que más se demandan este año y el abanico de precios es muy amplio. Oscilan entre los 19,90 euros de un disfraz de héroe con martillo hasta los 67,75 del de Flash.

Disfraz de mujer 'sexy'
Disfraz de mujer 'sexy'

En niños, vestirse de maga puede salir por 9,95 euros mientras que por 57,50 se vende el disfraz de Saiyan de Dragonball. Las diferencias de precio se deben al diseño, si disponen de la licencia oficial y de la confección y los tejidos. La UCE subraya que pueden encontrarse diferentes versiones de trajes de enfermera, fontanera, bombera o piloto "que nada tienen que ver con los uniformes de trabajo actuales que se utilizan en estas profesiones", por lo que critica el "continuo abuso de los roles de género" en ellos, además de lamentar la imagen que presentan de la mujer cuando "no sucede lo mismo en los disfraces de profesiones y oficios destinados a los hombres". En los infantiles, "los niños pueden disfrazarse de astronauta, piloto o cirujano y las niñas se disfrazan de animadoras, azafatas o enfermeras sin que exista la posibilidad, por ejemplo, del niño enfermero o de la niña piloto".

Información más clara

Alerta la asociación, además, de que el disfraz "habitualmente no se corresponde con la imagen que se puede visualizar, ya que no suele incluir muchos de los complementos que aparecen en el conjunto de la imagen". De este hecho es habitual informar en la parte inferior de la página con letra pequeña, cuando "debería presentarse la información con mayor claridad al consumidor para no inducir a error".

La UCE recuerda también que los disfraces para menores de 14 años se consideran juguetes y, entre otras cuestiones, "deben tener la marca CE que garantice que los tejidos tienen una combustión lenta o advertir la existencia de piezas pequeñas o peligrosas que puedan ocasionar riesgo de asfixia".