Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El secretario general de Pimec, Josep Ginesta, durante la presentación de los resultados de la encuesta sobre teletrabajo / CG

Pimec pide potenciar el teletrabajo con un 34% de pymes que busca mantenerlo tras la crisis Covid

Un estudio de la patronal señala la conciliación, la productividad y el compromiso con la empresa como impactos positivos de esta modalidad, que defienden que contribuye al "bienestar de la sociedad"

4 min

El secretario general de Pimec, Josep Ginesta, ha reclamado a las administraciones que apliquen “todos los instrumentos posibles” para potenciar el teletrabajo porque considera que contribuye al “bienestar de la sociedad”. Así lo ha manifestado en la presentación de los resultados de una encuesta realizada por la patronal a las pymes catalanas.

Esta ha puesto de manifiesto que el 34% de las empresas se plantea mantener el trabajo desde casa de forma permanente tras la crisis del Covid-19, mientras que el 45% lo descarta. El 21% restante tiene dudas al respecto y baraja la posibilidad de aplicarlo en casos puntuales o determinados departamentos o perfiles, por lo que desde Pimec insisten en que “se decanten por el sí”.

Conciliación, productividad y compromiso

El estudio se ha lanzado a unas 12.500 empresas –todas las asociadas a la patronal–, aunque no todas han respondido a la totalidad de las preguntas. Entre los impactos positivos del trabajo en remoto, han destacado la mayor conciliación, productividad y compromiso con la empresa por parte de los empleados, mientras que ven problemas en la comunicación interna y la seguridad.

Por otro lado, el trabajo desde el domicilio también ha comportado una mayor flexibilidad horaria o de la jornada laboral, pues el 56% de las pymes encuestadas reconocen haber adaptado el tiempo de trabajo de sus empleados. Cuanto a las políticas retributivas, solamente el 8% afirma haberlas modificado estas políticas a raíz de la implantación del teletrabajo.

Teletrabajo “lejos de su potencial”

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), durante la pandemia llegaron a teletrabajar 557.000 personas en Cataluña, lo que representa el 19,2% de los asalariados y su pico más alto. Esto sucedió dado que el 90% de las empresas implementó el teletrabajo en alguna forma durante la pandemia. Aun así, Ginesta considera esta cifra “lejos de su potencial” en el territorio, que sitúa en los 1,4 millones de empleados en puestos de trabajo compatibles con esta modalidad.

Esta cifra se ha reducido con la mejora de la situación epidemiológica en los últimos meses, por lo que los últimos datos muestran que ahora hay 430.000 personas que trabajan desde casa –el 14,8% de asalariados–, de las cuales 270.000 lo hacen regularmente y 160.000 de forma ocasional. Aun así, la cifra actual es muy superior frente a los 130.000 empleados que trabajaban en remoto antes del coronavirus.

Flexibilidad y planificación

Desde Pimec defienden que mantener el teletrabajo en todos aquellos oficios en los que sea posible es “una oportunidad extraordinaria”. Defienden que no solo mejoran el bienestar de la persona, sino que también podrían suponer una reducción de costes para la empresa vinculados a los desplazamientos y transportes. Así lo han notado el 32% de las pymes del estudio, mientras que el 38% asegura haber percibido ahorros en las infraestructuras.

Por ello, insisten en que las empresas hagan un análisis del coste-beneficio que conllevaría aplicar esta modalidad antes de descartarla, pues solo una de cada cuatro empresas lo ha realizado hasta la fecha. “Hay que mantener el teletrabajo, pero sin rigideces y con planificación para evitar que resultados no deseados rompan su potencial crecimiento, por lo que tenemos que poner todos los mecanismos como sociedad para que esto se produzca”, ha concluido Ginesta.