Menú Buscar
José Luís Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España, junto a una imagen del encuentro para pymes del salón BIZ Barcelona, enfocado al crecimiento empresarial. / FOTOMONTAJE CG

Las pymes españolas aún acusan la falta de recursos para crecer

El coste global elevado, la falta de fondos propios y la de financiación externa se mantienen como principal barrera para innovar y ganar competitividad

4 min

La crisis vivida en los últimos años teóricamente cambió el escenario de las pymes del país, especialmente para resolver su principal problema: la falta de financiación. Los datos publicados recientemente por el Observatorio de la Competitividad Empresarial publicado por la Cámara de Comercio de España tira por tierra esta imagen. El verdadero freno para que las empresas avancen aún es la falta de recursos, asegura la institución con las conclusiones del análisis en la mano.

El 26,32% de las pymes reconoce que el coste global es su principal obstáculo para invertir en I+D, según los datos recogidos por la institución de promoción económica del INE. El 26,1% de ellos no los puede afrontar con recursos propios, una carencia que se une al 21,1% que sitúa la falta de financiación externa como hándicap para tirar adelante a los planes de inversión en esta materia.

Acciones de ayuda empresarial

Las compañías de este perfil representan el 95,9% del tejido empresarial del país y aún se topan con el grifo del crédito cerrado y sin poder ejecutar los proyectos con los recursos de caja porque, sencillamente, no llegan a recaudar tanto como poder cubrirlos. El mal no es nuevo y la solución también se conoce.

Tal y como recuerda el director del servicio de estudios de la Cámara de España, Raúl Mínguez, es necesario impulsar “acciones que posibiliten el crecimiento del tamaño medio, empresas con más músculo que puedan acometer mayores inversiones en innovación y, por tanto, con mayor capacidad competitiva”.

El informe presentado destaca que el I+D se asocia a una mayor renta per cápita, reduce el paro e impulsa la internacionalización de las compañías.

Falta de sensibilización

De forma paralela a esta necesidad, la institución encabezada por José Luis Bonet pone el acento en otros problemas para extender la innovación a todas las sociedades del país. Una cuarta parte de las empresas --el 25,4%-- afirman que no es necesario innovar porqué no hay demanda, mientras que otro 10% usa la excusa de que ya invirtió en I+D en años anteriores.

Es decir, queda trabajo pendiente en sensibilización. Lo necesitan especialmente las compañías de menor dimensiones, que no tienen en cuenta que para ganar competitividad y consolidarse en el mercado se requiere una “práctica innovadora de modo sostenido”, recuerda la Cámara.

Necesidades de formación

También destaca que la falta de personal cualificado es otro de los obstáculos que identifican el 12,3% de las pymes para poner en marcha iniciativas en este sentido.

Por territorios, Madrid, País Vasco, Navarra y Cataluña son las regiones donde las empresas más gastan en promedio en innovación tecnológica; mientras que Comunidad Valenciana, Galicia, Andalucía y Extremadura tuvieron tasas de crecimiento positivas en el empleo de recursos humanos destinados a actividades innovadoras desde 2010.

Preocupación de la Cámara

La institución muestra su preocupación ante la conclusión del observatorio de que el 28% de las empresas españolas no tienen previsto invertir en I+D en el ejercicio en curso. “Evidencia la necesidad de continuar con las medidas de sensibilización, información, estímulo y asesoramiento en la materia”, indica.