Menú Buscar
La hostelería es uno de los sectores más positivos con respecto a la mejora de la economía en un contexto de estabilidad política / EP

Las pymes catalanas confían en la estabilidad política para la mejora económica

Las empresas de entre seis y 49 trabajadores son más positivas en la expectativa de crecimiento de la economía que las grandes compañías

7 min

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) de Cataluña confían más que las de mayor tamaño en la mejora de la economía si se resuelve la inestabilidad política que vive el territorio. Los augurios de los empresarios con entre seis y 49 trabajadores a su cargo son más positivos en 27 de los 30 indicadores económicos incluidos en el informe sobre el clima empresarial realizado por Sigma Dos para la Cámara de Comercio de España. Este estudio registra la opinión de 826 empresarios de Cataluña pertenecientes a diferente zona geográfica, sector y tamaño del negocio.

Por su parte, las empresas catalanas de 50 o más trabajadores son más optimistas que las pymes en el aumento del empleo (30% con respecto al 22,3% de medianas empresas y el 20,9% de las de menos de 10 trabajadores); en la inversión (33,4% frente al 28,3% de negocios medianos y 24% de pequeños) y en las ventas dentro de Cataluña (40,2%), aunque en este último dato las expectativas de empresas de entre diez y 49 trabajadores también son ampliamente positivas (39,8%).

Impacto en Cataluña

Los empresarios fueron preguntados, igualmente, por la incidencia de la estabilidad e inestabilidad política en la economía catalana. Para ellos, los indicadores más afectados en Cataluña por la inestabilidad serían los precios de consumo y la seguridad jurídica y estabilidad regulatoria. Por otra parte, si se recuperara la estabilidad política, las mayores mejoras se verían reflejadas en la economía en general y en el empleo.

En el contexto de un clima político estable, Barcelona sería la provincia más optimista con respecto a la mejoría de las dos últimas variables citadas, así como de los costes laborales y el nivel de renta. Tarragona, por su parte, lidera la previsión de expectativas positivas en las condiciones de financiación y los precios de consumo. Por último, los empresarios leridanos son los más confiados en el buen rumbo de la seguridad y estabilidad jurídica y regulatoria. Por tamaño de la empresa, los negocios de entre seis y nueve trabajadores se muestran como los más optimistas en cuatro de los siete indicadores mencionados (empleo, seguridad jurídica, renta y precios de consumo). Las empresas medianas son las que más confían en el progreso de la economía en general y de las condiciones de financiación en un contexto de estabilidad.

Tabla sobre el porcentaje de empresas de Cataluña que piensa que mejorará la economía en Cataluña en 2018 respecto a la estabilidad o intestabilidad política / CÁMARA DE COMERCIO

Tabla sobre el porcentaje de empresas de Cataluña que piensa que mejorará la economía en Cataluña en 2018 respecto a la estabilidad o intestabilidad política / CÁMARA DE COMERCIO

Hostelería y construcción, los sectores más positivos

La hostelería despunta como uno de los sectores que más apuesta por un clima político estable para la mejora de los indicadores económicos. Además, también se sitúa entre los sectores más positivos a este respecto --siempre desde el caso de normalización de la coyuntura política--, junto a las empresas de construcción y las industrias extractivas, manufactureras, energéticas y de aguas. Es especialmente destacable la importancia que los hosteleros catalanes dan a la estabilidad política para conseguir mayor estabilidad social, una imagen de país más positiva o la mejora de las relaciones con Europa. Tres aspectos troncales para la actividad del sector.

El 53,1% de empresas de hostelería catalanas cree que la inestabilidad social mejorará si el clima político es estable; sin embargo, sólo el 5,7% piensa lo mismo si no lo fuera. Con respecto a la imagen de marca/país, el 62,6% cree que vivirá una mejoría si existe estabilidad política frente al 5,8% que piensa lo propio en el supuesto de que continúe la incertidumbre. Preguntados por la relación con la Unión Europea, el 52,8% cree que será mejor si se estabiliza el clima político y sólo el 7,5% lo cree si no lo hace. Aunque el sector más optimista a este respecto es la construcción, donde un 64% apuesta por la mejoría de estas dotaciones, con estabilidad (54,5%) o sin ella (17%).

Indicadores de la actividad empresarial

Los indicadores de ventas, suministros, empleo e inversión reflejan cómo las perspectivas de mejora aumentan cuando se prevé la normalización de la coyuntura política. El optimismo en estos indicadores es general, aunque los empresarios de la provincia de Girona destacan como los más positivos en la mayoría de estos indicadores: ventas en Cataluña; aprovisionamiento en Cataluña y en el resto de España, número de trabajadores con contrato e inversiones. Únicamente Barcelona se muestra más confiada que la provincia gerundense en ventas en el resto de España y en ventas y aprovisionamiento en el mercado internacional (exportaciones e importaciones).

En el desglose de los datos por sectores, la hostelería vuelve a destacar como el sector más positivo en las perspectivas de mejora con una coyuntura estable y también es de los que mayores variaciones presenta respecto a prever mejorías en ambos supuestos sobre la política catalana. Destaca la visión de esta industria respecto a las importaciones internacionales, ya que ninguno de los encuestados piensa que éstas mejorarán si continúa la incertidumbre en la región. Otro dato que llama la atención es la apuesta del sector por la inseguridad del panorama político catalán para la mejora de las ventas en el resto del territorio español. El 30,9% piensa que esta variable mejorará si continúa la actual situación política mientras que un 29% respalda esta mejoría con un clima estable.