Menú Buscar
Carles Puigdemont, presidente catalán, en la presentación de la Memória Económica de Cataluña junto a Domènec Espadalé, Oriol Amat, Luís Herrero y Carme Poveda.

Puigdemont replica a la patronal catalana: Madrid pierde más empresas que Cataluña

El 'President' responde desde la Cámara de Comercio a Foment del Treball, que se había quejado de la incidencia del 'procés' en la actividad empresarial

3 min

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat de Cataluña, niega que la fuga de empresas sea una cuestión preocupante en el territorio. Para justificarlo, usa de nuevo una comparativa con la Comunidad de Madrid. Cataluña perdió 815 sedes fiscales en 2015, que representaban el 0,32% de las compañías con asalariados, mientras que en la capital fueron 1.035, el 0,5% del total.

En su intervención ante los ejecutivos del Consejo General de Cámaras de Cataluña de hoy jueves, Puigdemont eludió mencionar el destino de esas fugas.

Críticas a Foment del Treball

Puigdemont usó los datos para asegurar que “en términos absolutos y porcentuales, Madrid perdió muchas más empresas que Cataluña” y reclamó que no se usara esta cuestión “sin rigor” para cargar contra el proceso independentista.

Era una forma de responder a la gran patronal catalana, Foment del Treball, que esta misma semana alertó de nuevo sobre el numero de empresas que perdía Cataluña por el procés.

Esfuerzo en gasto público

Asimismo, criticó la actitud del Gobierno de Mariano Rajoy por haber incrementado el gasto público el 4,2% de 2010 a 2015 mientras que la Generalitat lo había rebajado el 13,7% por imposición.

“Una Administración que presta servicios básicos como la educación o la sanidad tuvo que reducirlo con esfuerzo y dolor, mientras que la central exige y no cumple con los acuerdos, especialmente en materia de financiación”, declaró. “Cataluña avanza en lo empresarial con un sistema de financiación que lleva dos años caducado”.

Turismo, el motor económico

En cuanto a los datos económicos analizados por el Consejo General de Cámaras de Cataluña, el estudio destacó que el PIB catalán avanzó hasta cerrar 2015 en el 3,4%.

Justificó la ralentización hasta el 2,9% en el ejercicio en curso y el 2,7% en 2017, los datos de la Generalitat, por el “agotamiento de los factores de impulso externo” --es decir, la rebaja del precio del petróleo y la recuperación de los tipos de cambio-- que se completan con más importaciones y un sector exterior muy dinámico, además de las cifras históricas del turismo.

Competitivos por costes laborales

Con todo, Poveda alertó que la economía catalana ha ganado competitividad “por los precios y los costes laborales en los últimos año”. No en avance de productividad, un balance que arroja “malas noticias”.

Se mantuvo casi estancada entre 2013 y 2014 tras incrementar entre 2009 y 2013, aunque el avance de esos ejercicios se sustentaba exclusivamente en la caída de la ocupación.