Menú Buscar
El líder de Cecot, Antoni Abad (izquierda), y el de Pimec, Josep González (derecha)

Puigdemont recibe el visto bueno de las pequeñas patronales Cecot y Pimec

Redacción
3 min

El nuevo presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha recibido la bendición de las dos organizaciones empresariales que han brindado su apoyo de forma más o menos explícita a lo largo de las dos legislatura de Artur Mas, las pequeñas patronales Cecot y Pimec.

El presidente de la primera, Antoni Abad, entregó su “voto de confianza” al nuevo líder catalán en un encuentro con la prensa este lunes en Terrassa (Barcelona). Un declaración a título personal, al margen de la patronal a la que está adscrita: Foment del Treball, que continua el debate sobre si se le debe expulsar o no por incumplir el código de la institución.

Alabanzas de Abad

Manifestó que se trataba de una persona “cercana y dialogante”, a pesar de reconocer que le conoce poco, y le ofreció la máxima colaboración de Cecot, como asegura que la patronal hace con todos los nuevos mandatarios.

Abad, que nunca ha escondido que es un hombre de CDC --formó parte de una de las candidaturas que el partido para el Congreso y su nombre sonó en fuerza en el primer Gobierno de Mas como responsable de Economía--, aseguró que la resolución independentista del pasado 9 de noviembre no es un elemento que desestabilice la economía. Indicó que sólo refleja las “aspiraciones y deseos” de una parte de la sociedad catalana.

Gobierno estable

Pimec, a su vez, aplaudió que se finiquitara la situación de desgobierno que hubiera sido “perjudicial para el tejido empresarial y la sociedad en general”, según una nota remitida a los medios. La patronal presidida por Josep González se mostró satisfecha de que Junts pel Sí y la CUP llegaran a un “consenso, a partir del diálogo y el compromiso, para formar un Gobierno estable en un momento clave para la consolidación”.

La organización reclamó que al futuro Gobierno catalán que “armonice las políticas sociales con las económicas” y que priorice la “reducción de la presión fiscal para las pymes y autónomos, las medidas para reindustrializar el país, el apoyo a la innovación y la internacionalización, la mejora de las infraestructuras y la formación”. Las mismas reclamaciones que Pimec realiza en los últimos años tanto al Ejecutivo catalán como al español.

Reacción distante de las Cámaras de Comercio

El Consejo General de Cámaras de Comercio de Cataluña también ha emitido un comunicado en el que felicita al nuevo presidente. Lo hace con distancia, ya que por un lado comparten la apreciación que se ha podido llegar a conformar un “gobierno estable” y piden que “no frene una actividad empresarial en alza”.

Reclama a Puigdemont que trabaje en “fortalecer la consolidación de la recuperación económica, es decir, la recuperación observada en los últimos meses en nuestra casa sea una realidad en las próximas semanas”.