Menú Buscar
Carles Puigdemont (centro), presidente de la Generalitat, junto a Josep Bombardó (izquierda), presidente de la Fundación para la Industria, y Lluís Recoder (derecha), patrono de la institución.

Puigdemont habla de independencia a los empresarios que se oponen a la subida de impuestos

El presidente reivindica el Pacto Más Industria y deja claro que el papel de la Generalitat será el de acompañar e impulsar la actuación de los privados

4 min

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se topó este martes con una reivindicación empresarial que echaba sal a la herida de la falta de acuerdo interno en Junts pel Sí: la de no subir impuestos. Ha sido en la Fundación para la Industria de Sabadell en una jornada para reivindicar ya no la reindustrialización del país, si no el enfoque de cualquier política en este sentido hacia la denominada Industria 4.0, con un alto acento tecnológico. ¿Cuál ha sido la respuesta del jefe del Ejecutivo? Se marcó un discurso independentista.

Sobre la cuestión que más preocupaba al empresariado catalán reunido en el Gremio de Fabricantes, el incremento de las tasas, solo ha prometido hacer una aproximación para “incentivar la economía de forma amplia”. ¿Junts pel Sí incrementará la carga fiscal en contra de lo que decía su programa electoral? Puigdemont tiró pelotas fuera: “No digo que no puedan subir”.

Alerta del presidente de la fundación

“El incremento de impuestos en una economía globalizada no llevará a una mayor recaudación, frenará la actividad al llegar a un nivel asfixiante”, manifestó en su presentación el presidente de la fundación, Josep Bombardó. También lanzó un mensaje político: “El tanto por ciento de ciudadanos que quiere la independencia es igual que el que no la quiere, mientras que en lo social sí que hay acuerdo”.

Reivindicó políticas para cohesionar la sociedad y recordó que la industria es el único sector que puede garantizar empleo de calidad y bien pagado. “No podemos avanzar con salarios medios de 800 euros ni con precariedad”, sentenció el empresario.

Mejor preparación

El presidente de la Generalitat respondió a la crítica con datos del CEO: “Más del 80% de los ciudadanos del país dicen que están de acuerdo en el referéndum de independencia, pero ni eso ha servido para que allí donde se tiene el poder lo acepten”. Para Puigdemont, el verdadero freno a la economía catalana es el “sistema de financiación injusto que lleva dos años congelado y el freno al desarrollo de las infraestructuras”. Es decir, Madrid.

Y eso que, según su relato, el tejido productivo catalán está mejor preparado de que el del resto de España para avanzar por una cuestión de idiosincrasia. “Tenemos una capacidad de innovación histórica”, declaró ante los 200 asistentes a la jornada de reivindicación industrial.

Pacto Nacional para la Industria

“El Gobierno apoya la transformación industrial del país”, indicó, mientras que la “tarea del Gobierno será acompañar en la adaptación al cambio de modelo industrial y que el entorno no sea un freno”. Pero el liderazgo se quedará en el ámbito privado, que también deberá mover la mayor parte de fuentes de financiación.

Puigdemont también hizo suyo el Pacto Nacional para la Industria, firmado por su predecesor en el cargo que esta semana dará una vuelta de tuerca gracias a la iniciativa de patronales, sindicatos, universidades y el resto de fuerzas políticas de la oposición, el Pacte Més Industria.  

El objetivo de la Generalitat es que el peso de la industria en el PIB pase del 20% al 25%. Cómo: con un partenariado entre lo público y lo privada.