Menú Buscar
El presidente ejecutivo del grupo de perfumes Puig, Marc Puig, en una imagen de archivo / CG

Puig gana 242 millones, un 6% más, pese al lastre del tipo de cambio

La facturación de la compañía de perfumes en mercados emergentes se ha visto frenada por el peso argentino y el real brasileño

09.05.2019 11:34 h.
4 min

La multinacional de moda y perfumes Puig registró un beneficio neto en 2018 de 242 millones de euros, un 6% más con respecto al año anterior. Así lo ha asegurado el CEO de la compañía catalana, Marc Puig, en una rueda de prensa en la que se ha congratulado del “récord histórico” registrado. No obstante, la facturación se ha mantenido plana, en los 1.933 millones, debido a la incidencia del tipo de cambio en los mercados emergentes.

Puig ha remarcado el auge del sector de la perfumería y cosmética nacional, cuyo volumen de exportaciones supera a otros campos de referencia como el del aceite de oliva. La compañía ha celebrado que España es el segundo vendedor de fragancias en todo el mundo, solo por detrás de Francia. Además, según el CEO, la empresa aglutina el 40% de las operaciones, que supone un cifra de 752 millones.

Tipo de cambio negativo

En cuanto a la cuota de mercado, Puig ha perdido un punto en España, donde se generaron el 14% de las ventas, debido a los movimientos que se han dado en el sector que ha provocado el cierre de algunas cadenas de tiendas. Mientras, la esfera internacional copa el 86% de las operaciones, que se reparten entre el 41% en los países emergentes y el 45% de los desarrollados.

No obstante, Puig ha lamentado el efecto negativo en los tipos de cambio, especialmente con el peso argentino y el real brasileño, que han supuesto un descenso del 6% de la facturación en mercados emergentes. De cara a 2019, ha señalado que “las monedas acompañan”, menos el peso, y vaticina un crecimiento "de un solo dígito".

Apuesta por marcas propias

La compañía, que ocupa el quinto puesto mundial de empresas de perfumería, ha explicado que los planes de futuro pasan por alcanzar los 3.000 millones de euros en 2025. Para ello, se centran en fortalecer su portfolio de love brands, con las dos marcas más potentes del grupo, Carolina Herrera y Paco Rabanne, con las que esperan facturar 1.000 millones con cada una.

La potenciación de ambas marcas propias tiene lugar después de que el año pasado se produjera la ruptura con una de sus principales licencias, Valentino, que ha pasado a manos de L’Oréal. A este respecto, Puig ha recordado el buen momento que vive la línea de perfumería One Million, que ocupa los primeros puestos de venta mundiales. Asimismo, se ha mostrado “muy satisfecho” de la “transición orgánica” que ha culminado con el relevo de Carolina Herrera por el diseñador Wes Gordon.

Plataformas locales

Asimismo, Puig ha remarcado la intención de expandirse en el plano internacional a través de plataformas locales ya asentadas en el terreno. De este modo, la compañía ya se ha convertido en accionista minoritaria de empresas del ramo en Brasil, Colombia e India.

Aunque Puig ha afirmado que se trata de un primer paso hacia una posición mayoritaria en el futuro, ha asegurado que será "selectivo" de cara a operaciones corporativas de expansión.