Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El coloquio sobre las lecciones que puede ofrecer Tokio a Barcelona en el marco del BNEW / CG

Lo que puede aprender Barcelona de Tokio para reindustrializar la Zona Franca

El congreso BNEW analiza las fórmulas de éxito que podría seguir la capital catalana a la hora de atraer inversiones y empresas internacionales

4 min

La experiencia industrial e innovadora de Tokio marca el camino para revalorizar partes de Barcelona como la Zona Franca en su salto hacia la reindustrialización. Esta ha sido una de las principales conclusiones de un debate sobre el referente de la capital nipona celebrado en el marco del congreso BNEW, después de que ayer ya se repasara el caso de Medellín.

El presidente de Fundación Metrópoli, Alfonso Vegara, que asesora ciudad de Yokohama, ha señalado que por la proximidad con el puerto y el aeropuerto, entre otros factores, “hay una similitud enorme” entre la Zona Franca y “lo que fueron históricamente las factorías de Mitsubishi, que se transformaron en el distrito industrial más potente de Japón”. También ha apuntado a un necesario acercamiento entre las instituciones y empresas barcelonesas con ciudades como Yokohama o Tokio, "porque ellos también nos necesitan".

Hacia la industria 5.0

Jorge Calvo, profesor asociado de Esade y vicedecano de la japonesa Globis University, ha coincidido en que la Zona Franca presenta una oportunidad, ya que “lo que falta en las ciudades habitualmente es espacio”. “Tenemos que reemplazar fábricas, pero tenemos que aprovechar también para darle una segunda vuelta a ese espacio tan bien situado para que las fábricas se puedan ir más lejos y reinventar esa zona para ver cómo contribuye a la industria 5.0”, ha analizado.

Xavier Güell, director de CBRE en Barcelona, ha subrayado también que “tenemos lo que los demás no tienen, el espacio y la ubicación privilegiada”. “Tenemos redes, infraestructuras… es cuestión de voluntad política y también privada”, ha señalado, y ha añadido que “la colaboración público-privada es el motor” de este tipo de procesos.

Atracción de empresas

La fórmula de Calvo para Barcelona a partir de lo que ha observado en Japón es “traer a empresas como Microsoft, que abrirá aquí un centro de investigación en inteligencia artificial”. En definitiva, “atraer a esas empresas que aportan capital y transferencia de conocimiento y donde le interesa al talento venir”. En este sentido, Japón ofrece ayudas y acompañamiento para concentrar oficinas internacionales, centros de negocios y acompaña a las iniciativas de inversión extranjera en el país, en particular en su capital, considerada región estratégica.

El economista destaca que la capital catalana tiene dos escuelas de negocios situadas en el ranking internacional, buenas infraestructuras y un nivel de calidad de vida que puede ser un reclamo; de hecho, en este aspecto Barcelona está en el puesto número cinco del mundo, por encima de Tokio, que es la 12. ¿El reto pendiente? “Tenemos que asociarnos con empresas que están liderando la economía”.