Menú Buscar
Restauradores rechazan que se prohiba fumar en las terrazas / CG

Restauradores contra el Govern por el globo sonda sobre la prohibición de fumar en las terrazas

Desde el sector alertan de las consecuencias "devastadoras" que supondría la aprobación de esta medida, que pondría en riesgo su viabilidad

24.07.2019 00:00 h.
9 min

El secretario de Salud de la Generalitat, Joan Guix, planteó hace unos días la posibilidad de prohibir fumar en las terrazas de toda Cataluña, en el marco de la nueva ley de adicciones que aplicará el Govern en 2020. Un globo sonda que ha cosechado las críticas de la restauración, ya que, si esta medida sale adelante, "amenazará la viabilidad del sector", apunta Roger Pallarols, presidente del Gremi de Restauradors de Barcelona.

Solo en la capital catalana hay 7.500 puntos de restauración --más de 5.000 son bares, los demás restaurantes--, que generan más de 70.000 puestos de trabajo de forma directa. "Una medida de estas características resultaría devastadora para un sector que es clave en la economía barcelonesa", alerta Pallarols, quien pide al Ejecutivo de Quim Torra que rectifique esta decisión que ha extendido el malestar entre los restauradores de la capital catalana. 

Actividad clave para la economía catalana

"Primero, no estamos de acuerdo con las formas. No es normal dar así una noticia de esas características, que nos afecta de manera directa, sin que la Consejería de Salud haya mantenido un solo contacto con el sector. Lo segundo es que nos parece una barbaridad. Estamos hablando de una decisión que se toma a la ligera sin valorar el impacto que puede tener para una actividad clave para la economía catalana y, por extensión, para la de Barcelona", critica el presidente del gremio. 

Imagen de una terraza en Barcelona, una de las pocas actividades que se mantienen en positivo en el índice de confianza empresarial en Cataluña / MA
Imagen de una terraza en Barcelona, una de las pocas actividades que se mantienen en positivo en el índice de confianza empresarial en Cataluña / MA

Pallarols sostiene que la legislación española ya está muy avanzada en el ámbito del consumo de tabaco en los establecimientos de hostelería y recuerda que a los restauradores les "costó muchísimo remontar, tanto tras la primera ley, de 2005, como la posterior, de 2010". Es más, explica que la prohibición de fumar en el interior de los establecimientos comportó que el número de terrazas en la Ciudad Condal se duplicase: "Pasaron de 2.500 a 5.000, y se convirtieron en un espacio de refugio para fumadores", apunta.

Reunión "urgente" con Alba Vergés

El gremio recuerda que "lo que corresponde a la conselleria es ponerse en contacto con el sector de la restauración antes de hacer anuncios que suenan a globos sonda" e instan a "que los gobernantes sean responsables ante las decisiones que tomen. No solo que tengan sentido común, sino que tengan en cuenta el impacto que pueden tener en el sector estratégico, no residual, y por tanto, clave en la economía de nuestra ciudad", subraya Pallarols.

Además, avanza que los restauradores enviarán "una dura carta" a la consejera de Salud, Alba Vergés, para explicarle los motivos del rechazo a la medida, y en la que solicitarán mantener una reunión con carácter urgente. "Creo que sería recomendable gobernar también para la economía, y tener en cuenta que muchas familias viven de este sector. Tomar decisiones desde los despachos, tan lejanas a la realidad, me parece un error", critica. Así, recuerda los esfuerzos que las empresas tuvieron que asumir debido a la aprobación de la legislación estatal que restringió el tabaco en el interior de bares y restaurantes. 

Golpe para el sector de la restauración

Los restauradores, también desde el gremio de Tarragona, advierten de que, si finalmente se implementa la prohibición de fumar en las terrazas al aire libre, "el sector no se recuperará fácilmente". Pallarols alerta de que acabar con el humo en el espacio público "se llevaría por delante a muchas empresas y con ello, muchos puestos de trabajo". 

Terrazas en una calle de Barcelona / TWITTER
Terrazas en una calle de Barcelona / TWITTER

Un impacto que ya tuvo su efecto con el cambio de la ley antitabaco hace casi una década. “Unas obras de adaptación que acabaron en inversiones inútiles, por las cuales nadie ha compensado al sector", lamenta. Además, la implementación de la legislación provocó un aumento del número de terrazas, "sin que haya incrementado sustancialmente el número de establecimientos, lo que demuestra lo trascendental que es este tipo de cliente para la restauración y, a su vez, que la capacidad del sector de aguantar una resolución de estas características es muy baja. No estamos hablando de un ligero incremento, sino de doblar la cantidad de terrazas que había en la ciudad y eso solo tiene una explicación: el impacto de la ley antitabaco", reitera.

¿Y el argumento de la Salud?

Desde el Gremi de Restauradors de Barcelona consideran que usar la carta de la salud para prohibir fumar en las terrazas al aire libre es "hacer trampas al solitario. No estamos hablando de la incidencia del tabaco en la salud, ya que se comercializa de manera legal en España. Por tanto, lo que no podemos hacer es cargar sobre el sector otro tipo de decisiones, como hacer que pase de un producto legal a ilegal, por ejemplo, y que repercuta en la viabilidad del negocio de la restauración", manifiestan. 

Pallarols sostiene que la legislación actual ya es muy restrictiva y que apelar a los efectos dañinos del tabaco es "un argumento tramposo". Así, recuerda que una decisión de estas características no se puede tomar "sin tener en cuenta el impacto que tendría sobre el empleo que generan" bares y restaurantes.

Producto legal

Los restauradores recuerdan que se trata de un producto de consumo legal en los espacios públicos de toda España y que la medida "no tiene consistencia desde el punto de vista jurídico". En la misma línea consideran que el anuncio demuestra "poca madurez y nula consideración con el sector" y que, por tanto, "está condenado a fracasar si no se quiere poner en riesgo un sector clave para la economía catalana". Por el momento esperan mantener una reunión con Vergés, antes de anticipar otras medidas y confían que, tras trasladarle las posibles consecuencias negativas, el Govern "reflexione y rectifique". 

Por su parte, desde el Departamento de Salud señalan que la mención a esta medida por parte de Guix obedece a una "reflexión personal" que puso sobre la mesa, al igual que la intención de doblar el precio de las cajetillas de tabaco, para desincentivar su consumo. Eso sí, recuerdan que a partir del próximo otoño la Generalitat comenzará una campaña intensiva para comprobar que se cumple la prohibición de fumar en las terrazas cubiertas de toda Cataluña.  ​​