Menú Buscar
Una mesa con ordenadores y papeles, en una de las pymes catalanas. Morosidad empresarial / PIXABAY

Los problemas de las pymes catalanas: falta de cualificación y de digitalización

Las pequeñas empresas de Cataluña reclaman lentitud y dificultades administrativas que les impiden poner en marcha un negocio

2 min

La falta de personal cualificado y la adaptación a las nuevas tecnologías se encuentran entre los principales retos que afrontan las pymes en Cataluña. El dato proviene de las conclusiones del tercer Congreso de la micro, pequeña y mediana empresa organizado por Fepime.

La patronal ha celebrado este lunes la clausura del congreso en un acto en la sede de Foment del Treball. En cuanto a la adaptación a las nuevas tecnologías, uno de los principales obstáculos para las micro empresas y pymes para digitalizarse es el coste que supone, ante lo cual se ha alertado de que se está abriendo una "brecha" entre grandes empresas y pymes.

Necesidad de formación digital

Asimismo, las pymes que han participado en el congreso han alertado de la falta de personal cualificado, tanto en el ámbito digital como también en sectores tradicionales, lo que requiere un impulso de la formación profesional y la formación dual.

Según las conclusiones, la lentitud y las dificultades administrativas con las que se encuentran los empresarios que quieren poner en marcha un negocio, son algunos de los obstáculos identificados. Los participantes en el congreso han considerado que es necesario simplificar procesos de ordenanzas fiscales, tasas, bonificaciones y desgravaciones en el caso de las pymes.

Propuestas

Entre las propuestas, sugieren que se bonifique a las empresas que presenten toda la documentación de forma digital y también que la administración solicite los datos necesarios solo una vez, para evitar que los empresarios se vean obligados a presentar la misma documentación en diferentes ocasiones.

En cuanto a las infraestructuras, las pymes catalanas han pedido mejoras que permitan aumentar su competitividad, entre las que citan el Corredor Mediterráneo, liberar ciertos peajes, la navegabilidad del Ebro, el desdoblamiento de líneas de Rodalies, mejora de la red de carreteras y conexiones intercomarcales y la ampliación del transporte público por carretera y ferroviario.