Menú Buscar
El vicepresidente de Economía de la Generalitat, Pere Aragonès, en la presentación del proyecto de Presupuestos catalanes de 2020 / CG

Los 'comuns' arrancan al Govern otros 405 millones de inversión en los Presupuestos

El proyecto de cuentas públicas aparca por el momento el salario mínimo de referencia catalán y señala que gastarán 3.070 millones adicionales gracias a las nuevas medidas fiscales

7 min

Cataluña tendrá en 2020 unos nuevos presupuestos​ que este lunes han presentado el Govern y Catalunya En Comú-Podem. El partido liderado por Jéssica Albiach ha arrancado el compromiso del vicepresidente económico, Pere Aragonès (ERC), de disponer de 405 millones más para la partida de inversiones públicas, una partida que se quedará en “cerca de los 2.000 millones”. El incremento del 25,7% que los implicados defienden como el fin de la austeridad y los recortes en la autonomía que se iniciaron en 2010 con el pacto entre Artur Mas y Alicia Sánchez-Camacho.

“Todavía estamos lejos del pulso inversor que habíamos tenido”, ha señalado el republicano en la presentación pública del proyecto. Con todo, señala que se ejemplifica la entrada en la senda de la recuperación que las tres prórrogas de los presupuestos de 2017 había impedido.

ACA y construcción de escuelas

Los proyectos que se priorizarán en esta partida son los relacionados con el ciclo del agua. La Agencia Catalana del Agua (ACA) será la principal beneficiaria de los 83,7 millones más que recibirá para la mejora y la planificación de nuevas infraestructuras.

También se ha remarcado los 65,5 millones destinados la construcción de nuevos equipamientos escolares, ya que el gran reto de la Generalitat es “retirar de forma progresiva” los barracones que aún marcan el perfil de buena parte de los centros autonómicos.

Nueva fiscalidad

Otro de los puntos que remarca Aragonès es que “el gasto corriente” que se proyecta para la Generalitat “supera al de 2010”, el primer año de recortes en Cataluña. Los recursos no financieros ni finalistas suben 3.070 millones gracias a las nuevas medidas fiscales que ERC y los Comunes anunciaron con anterioridad y que han sido contestadas de forma vehemente por parte de la gran patronal catalana, Foment del Treball. "Hemos recogido las quejas y miramos qué podemos hacer", ha señalado la representante de JxCat en la comparecencia pública, la portavoz del Ejecutivo y consejera de Presidencia Meritxell Budó

La portavoz del Govern, Meritxell Budó / EP

Estos son los grandes cambios del borrador de cuentas públicas que se empezará a tramitar este mismo enero en el Parlament. Los implicados han señalado los cuatro ejes que aseguran que marcan el proyecto. La “calidad institucional y de servicios públicos”, la “reducción de las desigualdades sociales, de género y territoriales”, el “conocimiento, innovación y dinamización económica” y el “horizonte de cero emisiones y residuos”.

Salario Mínimo catalán

Grandes nombres que, en la práctica, implican exigir más transparencia y grandes anuncios como los 57,4 millones con los que se pretende reducir “el 30%” las tasas universitarias; otros 15 millones para becas comedor en primaria y llegar a los 136.025 alumnos beneficiados (7.365 más); incrementar en 23,8 millones la dotación (176,9 millones) para poner en marcha las medidas inéditas del Pacto Nacional por la Industria (PNI) o convertir el Institut Català de Finances (ICF) en un “banco público de promoción económica”. Aunque en este caso sólo se contempla iniciar los trámites para recibir el visto bueno europeo.

Los presupuestos de 2020 aparcan por ahora el Salario Mínimo de Referencia catalán. Se limitan a señalar que se “analizará el impacto” de introducirlo en la “política retributiva de la contratación y concertación pública de la Generalitat” y las administraciones locales, las únicas que se podrían ver afectadas por la medida.

Renta Garantizada de Ciudadanía

También se comprometen a desplegar el último tramo de la Renta Garantizada de Ciudadanía (RGC). ERC y Comuns aseguran que se reforzará la dotación hasta los 388 millones y que se modificarán apartados de las medidas actuales, como permitir compaginar el subsidio con los “trabajos intermitentes” y con las “rentas del trabajo a tiempo parcial en determinaos supuestos”.

900 millones en salud

Prometen 20 millones anuales para “decreto de accesibilidad al sistema sanitario”, tal y como indica el documento pactado entre las partes. Aragonès lo vende como un “plan de choque” para rebajar las listas de espera que implicará una inversión de poco más de 1,6 millones de euros al mes para este fin. Una cantidad que desde el sector ya se advierte que es limitada para cumplir con el objetivo.

El incremento de dotación total del “sistema público de salud” llega a los 908,5 millones, según el escrito presentado. Contempla la incorporación de 1.400 profesionales en la atención primaria y el acceso universal a la salud sexual y reproductiva; “incluido el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo”.

Reivindicación ‘indepe’

Todo ello, en unas cuentas que el vicepresidente económico defiende como una “herramienta de transformación social” y que incluyen “reclamar al Gobierno español los compromisos pendientes del Estado así como defender el relajamiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria”.

La presentación del borrador de las cuentas catalanes también ha ido acompañada de una reivindicación secesionista. La que ha hecho Aragonès para dejar claro que es un “independentista de izquierdas” que nunca estará satisfecho con un “presupuesto autonómico”. “Su fuésemos un país soberano que recauda todos sus impuestos, podríamos destinar todas las inversiones en la ciudadanía de Cataluña para ahondar en la justicia social”, ha sentenciado.