Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Isabel Pardo de Vera, presidenta de Adif y futura secretaria de Estado de Transportes / EP

La presidenta de Adif pasa a ser secretaria de Estado de Infraestructuras

Isabel Pardo de Vera ocupará el cargo que desempeñaba Pedro Saura tras el relevo de José Luis Ábalos por Raquel Sánchez al frente del Ministerio

3 min

La actual presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, será en breve la nueva secretaria de Estado de Transportes, en sustitución de Pedro Saura. El relevo se producirá como consecuencia de la reciente llegada de Raquel Sánchez al frente del Ministerio, en sustitución de José Luis Ábalos, en el marco de la crisis de Gobierno ejecutada hace diez días por el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

Pardo de Vera, responsable al frente de Adif de la mayor parte del proceso de liberalización del transporte ferroviario de pasajeros en España, asumirá ahora competencias en los ámbitos de vivienda y carreteras, además de en el del ferrocarril, que seguirá tutelando, ahora desde una posición superior.

En Adif desde 2007

Este proceso ha hecho posible que en la actualidad haya un competidor de Renfe en corredores de alta velocidad, concretamente el operador Ouigo, perteneciente a la compañía pública francesa SNCF.

Ingeniera de Caminos, Canales y Puertos por la Universidad de La Coruña, Pardo de Vera trabaja para Adif desde 2017 en diversos puestos de responsabilidad, con la excepción de un año, en el que tomó un periodo de excedencia para ocupar el cargo de directora de Movilidad e Infraestructuras de la Diputación de Pontevedra.

Principales retos

De vuelta a la compañía pública, Pardo de Vera fue directora general de Explotación y Construcción y también directora general de Adif Alta Velocidad. Con la llegada del PSOE al Gobierno a mediados de 2018, tras el éxito de la moción de censura contra Mariano Rajoy, fue nombrada presidenta de Adif, cargo que ha desempeñado de forma ininterrumpida hasta ahora.

Entre sus grandes retos, además de seguir pilotando la liberalización del tren, con la entrada de Ilsa el año que viene en las vías españolas, tendrá que asumir los planes de fomento a la vivienda, la posible limitación de precios al alquiler, la recepción de la mayor partida de fondos europeos y el futuro de los peajes en autovías.