Menú Buscar
Una foto de archivo de un tren AVE entrando en la estación de Sants de Barcelona / EFE

El Ave 'low cost' Madrid-Barcelona empezará a operar el año próximo

La liberalización del servicio a partir de 2020 estimula nuevas ofertas, como el tren de bajo coste de Renfe y que contará con el servicio wifi en la totalidad de sus trenes

5 min

“Esto es como un petrolero al que le cuesta mucho girar, por tanto, hay que trazar bien el rumbo y después la nave va”. Con esta metáfora ha explicado este jueves el presidente de Renfe, en una entrevista del Foro Next Educación, la hoja de ruta que ha escrito la empresa en un plan estratégico que culminará en 2028 y que tendrá algunos hitos en 2023. Isaías Táboas ha confirmado que Renfe está realizando un cambio para ampliar su cadena de servicios, que incluye el transporte en camioneta o en barco para enlazar al viajero con el tren y, de paso, “revertir la situación de pérdida de cuota de mercado”. Entre las grandes apuestas de la operadora, su presidente ha anunciado que habrá AVE Madrid-Barcelona low cost para la próxima primavera, así como el servicio wifi en el cien por cien de los trenes para 2023.

“Parte del objetivo del plan es transmitir que estamos en un momento de oportunidad para la compañía y para el crecimiento de nuestros 14.000 empleados”, dijo el presidente de la compañía. En este sentido, anunció que la plantilla se renovará en un 50% durante los próximos ocho años, para “captar talento profesional y motivacional”, haciendo “una apuesta enorme por la digitalización para añadir valor al conocimiento de lo que quiere el viajero y al mantenimiento de nuestros trenes”.

Liberalización del servicio

Respecto a la liberalización de la compañía en 2020, Táboas ha señalado que es “una oportunidad” tan grande con la llegada del AVE en 1992. “Tenemos el monopolio de viajeros de larga distancia por ferrocarril”, aunque el directivo reconoció que aún no han superado la competencia del transporte de mercancía por carretera, que “ha respondido mejor”.

“Salir de tu mercado natural es imprescindible cuando quieres seguir creciendo y aprender fuera”, porque “cuanta más experiencia tienes, más fuerte eres en tu mercado natural”. El objetivo de Renfe, según Táboas, es que “el 10% de nuestros ingresos vengan de mercados internacionales” y, para ello, señaló que acudirána por muchos proyectos y mercados, no solo en alta velocidad sino también en servicios públicos, como los que prestamos en España de Cercanías y Metro; sin temor al fracaso en muchas licitaciones”. El presidente de Renfe confirmó que están asesorando a la empresa que construye el ferrocarril de alta velocidad entre Houston y Dallas, porque “quieren que el operador que lo llene de viajeros y lo haga eficiente esté desde el comienzo en la supervisión de la construcción de la infraestructura, porque eso repercute después en la mayor eficiencia”. Aunque precisó que "nos vamos a centrar en los mercados europeos, que son los que conocemos mejor”, sin descartar otros como el asiático y el americano.

Infraestructuras

Tras reconocer que el parque móvil “está envejecido”, Isaías Táboas manifestó que “no se ha invertido lo suficiente en la flota de Cercanías y larga distancia, que han sido los grandes olvidados de los servicios públicos”. “Hay que invertir en la gente”, indicó, "una política progresista debe garantizar la movilidad de las personas; no se comparaba un tren de Cercanías desde 2007 y se nos está quedando muy envejecido el material. Hay que mejorar para que la gente deje el transporte privado”.

En respuesta a una pregunta de Campo Vidal, Táboas ha precisado que le parece “injusto” decir que “hay zonas castigadas por el ferrocarril”, para admitir que “hay zonas de España en las que no se ha invertido lo suficiente en poner los servicios de una infraestructura”, señalando que en Extremadura sigue habiendo “vía única y sin electrificar” porque “las inversiones en la renovación de esas infraestructuras se habían parado y ahora se han puesto en marcha de manera urgente por parte del Ministerio de Fomento”. Y ha dejado claro que “quienes deciden las inversiones son los gobiernos”.