Menú Buscar
Imagen de archivo de Javier Moll, presidente de Prensa Ibérica

Prensa Ibérica planea un ERTE del 50% en 'El Periódico'

Javier Moll alegará causas productivas en lugar de las de fuerza mayor que permite el coronavirus con el objetivo de alargar la duración del expediente

5 min

Javier Moll, propietario del grupo Prensa Ibérica al que pertenecen El Periódico de Catalunya y Sport desde hace un año, planea aplicar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que afectará al 50% de la plantilla del que fuera buque insignia del Grupo Zeta.

Los responsables del holding de Moll se reunieron por videoconferencia el lunes pasado con los representantes sindicales de los trabajadores de El Periódico, un encuentro al que también asistieron dos ejecutivos del diario, así como empleados de otras cabeceras del grupo, para explicarles su intención de aplicar medidas de recorte en el gasto de personal.

Aviso obligado por ley

La reunión, en la que no se precisaron detalles, era el paso previo a que obliga la ley una semana antes de que comiencen las negociaciones formales, que se iniciarán el próximo lunes, día 30. Tampoco se relacionaron todas las cabeceras que se verán afectadas, aunque sí dijeron que no se aplicará de la misma forma en todas las empresas, tanto en las redacciones como en las dedicadas a la publicidad, la distribución, la impresión o la administración.

Lo que sí explicaron es que el expediente que ya están negociando con el Ministerio de Trabajo no alegará causas de fuerza mayor, como hacen la mayoría de empresas en estos momentos para acogerse a las ventajas de los expedientes de regulación de plantilla, sino causas productivas. De esta forma, entre las condiciones de la aprobación de la reducción de empleo no figura la duración de la crisis --en este caso, el estado de alarma--, sino que se puede ampliar mucho más tiempo y llegar incluso a varios años.

¿Quién paga los sueldos?

Cuando el expediente responde a causas de fuerza mayor, las empresas --siempre que tengan más de 50 empleados-- solo pagan el 25% de las cotizaciones de la Seguridad Social, que asume también el pago del 70% del sueldo de los trabajadores afectados los primeros seis meses. El resto del salario depende de la negociación con la empresa. La gran diferencia con los ERTE por causas productivas es que en este segundo caso, el afectado consume --en principio-- su propio derecho al subsidio de desempleo durante el ERTE.

Aunque los directivos de Prensa Ibérica no lo confirmaron, en la reunión del lunes se habló de que en El Periódico de Catalunya el expediente afectará al 50% de la plantilla, un porcentaje que no supone que la mitad de los trabajadores deban quedarse en casa ni que al final de las negociaciones sea esa la afectación del plan; es la posición de salida de Moll. De aplicarse tal cual, equivaldría al ahorro del 50% de la nómina.

Dos expedientes concatenados

De hecho, en el caso de la cabecera catalana aún está vivo el ERTE que implementó inicialmente el Grupo Zeta en 2014 y que consiste en estos momentos en una reducción de jornada del 10%. La última negociación del expediente lo redujo a este 10% a cambio de alargarlo hasta el próximo verano. En caso de que se apruebe el proyecto que defiende ahora Prensa Ibérica, el nuevo absorberá al anterior.

Los editores españoles, como han hecho las empresas de radio, se han dirigido al Gobierno para reclamar apoyos con el objetivo de superar la coyuntura. Se da la paradoja de que mientras el consumo de información online, por radio y por televisión se ha disparado, la publicidad ha caído en picado tanto en la prensa de papel como en las webs y en la radio. Algunos diarios han tomado medidas como levantar sus muros de pago o iniciar campañas para animar las suscripciones entre sus lectores.

Javier Moll ha sido el primer editor de prensa en plantear regulaciones de plantilla para superar el bache, aunque como queda dicho no se acogerá a la fórmula que utilizan las empresas de todos los sectores que se han visto afectadas por la crisis del coronavirus, sino a la clásica.