Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Producción de alimentos / EUROPA PRESS

Los precios industriales bajan por octavo mes consecutivo en Cataluña

La comunidad autónoma acumula un descenso interanual del 2,4%, sobre todo por la caída en el coste de la energía

Víctor Recacha
3 min

Los precios industriales se han reducido en Cataluña un 2,4% respecto al año pasado, según el índice de precios de la industria (IPRI) de octubre publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Los datos acumulan ocho meses a la baja, algo que no se producía desde principios de 2016.

Según Raul Ramos, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona, “la mayor competencia explica parte de esta bajada en los precios”. Una tendencia que se debe a que “la disrupción del Covid en la cadena de valor hace que la demanda haya disminuído”, señala.

En deflación

El IPRI mide el coste de los productos fabricados sin incluir el transporte y la comercialización, a diferencia del IPC, que recoge la evolución del precio de los productos finales que compran los consumidores en tiendas y supermercados. Según los datos del IPC de octubre, Cataluña ha sufrido una caída de precios (deflación) del 1,1% interanual.

En esta ocasión, los precios industriales se han visto arrastrados sobre todo por una contundente disminución en el valor de la energía, que ha sido del 11,2% en el último año, aunque el de los bienes intermedios también ha bajado un 2%. El profesor Ramos atribuye a la incertidumbre la volatilidad en los indicadores macroeconómicos, pero asegura que ya “hay una cierta recuperación” y se muestra convencido de que “si se confirma el tema de la vacuna, los shocks se irán reduciendo”.

17 meses

En el conjunto de España, el desplome ha sido aún mayor y se sitúa en el 4,1% interanual. Con este ya se encadenan 17 meses seguidos de tasas negativas en los precios de salida de los productos manufacturados en las fábricas españolas.

Las caídas más fuertes en esta tasa se han dado en CanariasBaleares y en Asturias. El País Vasco se sitúa en el extremo opuesto y su industria se ha quedado en el terreno del crecimiento con una subida en los precios del 0,4%.