Menú Buscar
Un vehículo de Cabify, que se estrenará el jueves en Barcelona trabajando con la aplicación / CG

Por qué fracasará Cabify en Barcelona

La tecnológica se ahogará por la falta de licencias; 15 emisoras de taxi tendrán más vehículos que la novedosa aplicación

29.11.2016 00:00 h.
4 min

¿Tendrá éxito Cabify en Barcelona? Al principio, no. Este es el pronóstico que dan directivos del sector del transporte sobre el anuncio de que la tecnológica empezará a operar en la Ciudad Condal el jueves 1 de diciembre. La razón que esgrimen es válida a corto plazo: la compañía, que se estrenará con 50 coches, se ahogará por la falta de licencias.

"Cabify empezará a trabajar con 50 vehículos con permiso de alquiler con conductor, las licencias VTC. Con esa cantidad no podrá cubrir las horas punta. Encontrar un Cabify en, pongamos, la calle Balmes o plaza España será como hallar una aguja en un pajar", explica el gerente de una emisora de taxi con al menos seis veces más vehículos.

¿Qué ocurrirá? "Muchas emisoras de transporte empezaron con esa cantidad. Pero tuvieron menos demanda. Cabify pretende operar con medio centenar de coches y una expectación mucho mayor. Habrá frustración al no encontrar vehículos", avisa la misma fuente.

Buscan a conductores

Preguntada sobre cómo cubrirá la demanda de una ciudad que tiene más de 10.481 licencias de autotaxi, Cabify no ha respondido a los requerimientos informativos de este medio.

Quien sí lo ha hecho son fuentes del sector del transporte. "Ya busca taxistas. Está captando conductores con licencia de taxi no se sabe con qué objetivo. Lo hacen en páginas como Milanuncios.com", explica un profesional con años a sus espaldas.

"50 vehículos privados --ha continuado-- equivalen a unos 60 taxis. Réstale el 20% de operatividad a menos que trabajen a doble o triple turno. Calcula diez servicios medianamente lucrativos al día. Son unos 2.000 euros de facturación al día. Es muy poco. Aplicaciones como Hailo o MyTaxi son mucho más rentables".

Más licencias

En Cataluña, a diferencia que en Madrid, hay muchas menos licencias VTC: 500 frente a más de 1.600. Hasta que no se liberen más permisos o Cabify capte a más conductores, la tecnológica seguirá asfixiada.

"El anuncio de que empezará el 1 de diciembre en Barcelona no ha causado ningún efecto. El sector está tranquilo. Al menos 15 o 20 emisoras en Barcelona tienen más vehículos que los que anuncia Cabify", detalla un directivo de una emisora.

Los taxistas estudian

En paralelo a la estrechez de mercado, Cabify encontrará otro obstáculo en Barcelona: la oposición de los taxistas. "Nuestros abogados ya trabajan para vigilar de cerca que no se cometan ilegalidades", ha explicado Alberto Álvarez, portavoz de La Élite, sindicato mayoritario en la Mesa Técnica del sector.

"Creemos que Cabify --ha proseguido-- ha comprado autorizaciones a terceras empresas. Éstas compañías han especulado con los permisos. ¿Es eso legal?".

Inquirido sobre cómo había conseguido los permisos de vehículos de alquiler con conductor, un portavoz de Cabify ha declinado arrojar más luz sobre ese extremo.