Menú Buscar
Las bolsas son el principal indicador de la crisis desatada por el coronavirus / EFE

¿Por qué la crisis del coronavirus no será como la de 2008 pese a las previsiones de recesión?

Los analistas apuntan una recuperación rápida cuando se levanten las restricciones por la alerta sanitaria, aunque la economía decrecerá este año

5 min

A diferencia de la crisis económica de 2008, la caída de la actividad por la pandemia de coronavirus será temporal, por lo que los analistas no prevén un impacto duradero ni estructural en el sistema, sino más bien la recuperación en V o, en todo caso, en U. Con todo, las previsiones ya dibujan un escenario de recesión para este año debido a que la recuperación económica no se espera que comience hasta pasados dos meses de la reducción del número de contagios, atendiendo a lo acontecido en China o en otras crisis sanitarias anteriores, como la del SARS en 2003.

Según el informe de la consultora PWC Salida de esta crisis: lecciones de China y de 2008, el Covid-19 provocará un freno de la economía mundial de entre el 2% y el 3%, mientras que en España la ralentización sería de más del 1%. Así, si la previsión antes de la crisis sanitaria era que el PIB español creciera un 1,8% este año, las cifras que manejan los economistas ahora es de una caída del 1,3%. Otros análisis, como el de Goldman Sachs, pintan un escenario más catastrófico con un descenso de hasta el 9%. Caixabank lanzó ayer una estimación que sitúa un descenso de la economía del país del 3,6% para este año, aunque apunta que las medidas tomadas consoliden un crecimiento del 5,7% para 2021.

Diferencias con 2008

A pesar de todo, el informe de PWC diferencia entre lo ocurrido en 2008 con la situación actual. Ahora a diferencia de entonces, no asistimos a un “colapso del sistema financiero”, sino a una “paralización temporal de oferta y demanda, debido a la imposición de medidas sanitarias”. Es decir, pasada la cuarentena se espera que la actividad se reanude con fuerza gracias a que los países han reaccionado “con mucha mayor celeridad” y a las medidas de apoyo a particulares y pymes para evitar la bancarrota.

Así, la recuperación económica llegaría pasados entre dos y tres trimestres tras el fin de todas las restricciones sanitarias, aunque con forma de U, apunta PWC. De hecho, la patronal catalana Foment del Treball también contempla en un informe titulado Covid-19 Plan de Gestión de Catástrofe, que “es de esperar una fuerte recuperación” a partir de los meses de mayo o junio, una vez se levante el confinamiento. No obstante, alerta de que esta “podría ser opacada por la hysteresis debido a efectos sobre la confianza, reducción de los ingresos empresariales en el sector de servicios, quiebra de pymes y restricciones de crédito resultado de la acumulación de crédito moroso y el aumento del ahorro familiar”. Foment ha pedido al Gobierno que suspenda el pago del IVA, IRPF, impuesto de sociedades y cotizaciones sociales para velar por la caja de las empresas.

Escenario de recesión

En el caso de Cataluña, una primera estimación realizada por la Cámara de Comercio de Barcelona señala que la crisis del coronavirus provocaría una caída de entre el 3,3% y el 4,2% del PIB anual en caso de que la alerta sanitaria se alargue durante un mes. Esto dejaría un escenario de recesión en la comunidad autónoma, que no lograría el crecimiento que la Generalitat esperaba del 1,9% antes de la crisis del Covid-19.

Tomando como ejemplo el caso de China, durante los 55 días que ha estado activa la cuarentena en Wuhan, así como en otras regiones de forma más laxa, se han experimentado caídas del 30% en ventas de retail, del 35% en operaciones inmobiliarias o del 66% en ventas de automóviles, según datos recopilados por PWC. Aunque el informe proyecta un tiempo de alerta sanitaria de hasta 90 días en el caso de España, considera que la recuperación será rápida una vez que se levanten las restricciones.