Menú Buscar
Imagen de archivo de Àngel Boixareu, director general de Pesca y Agricultura de la Comisión Europea

Polémica en torno a la política de subvenciones europeas a la agricultura

El Institut Agrícola Sant Isidre, la patronal catalana, destaca los efectos perniciosos de las ayudas directas a la producción sobre el mercado y el consumidor

20.05.2019 00:00 h.
6 min

Foment de Treball organiza este martes Retos para el Sector Agrario y Agroalimentario, un evento en el que participarán varios representantes de instituciones vinculadas al sector rural.

La jornada arrancará con la ponencia Agenda 2030. Posicionamiento del sector agroalimentario a cargo del presidente del Institut Agrícola Català de Sant Isidre, Baldiri Ros, quien también ostenta el cargo de vicepresidente en la patronal catalana. Otros intervinientes serán Javier Santacruz, doctor en ciencias económicas, y Àngel Boixareu, director general de Agricultura, Pesca, Asuntos Sociales y Salud del Consejo de la Unión Europea.

Reducción de ayudas directas

El evento se centrará en la Política Agraria Común en el contexto de las elecciones al Parlamento Europeo y la guerra comercial internacional. En el periodo 2021-2027, las ayudas directas de esta partida se reducirán en un 7,3% respecto al vigente Marco 2014-2020, pese a que el presupuesto total aumentará en 200.000 millones de euros.

Esta rebaja coincide con un panorama global incierto en tres ejes: de un lado, la pérdida de un contribuyente neto con la salida del Reino Unido de la Unión Europea; de otro, la guerra comercial entre Estados Unidos y el eje Asia-Pacífico; y por último, los compromisos comunitarios con la Organización Mundial de Comercio (OMC) en materia de política agraria.

La PAC, bajo cuestión

En este sentido, mientras que algunas organizaciones agrarias se han mostrado preocupadas por esta disminución en las subvenciones, el Institut Agrícola Català de Sant Isidre pone el acento en los efectos perjudiciales que la PAC --en concreto, las ayudas directas-- genera en el mercado y el consumidor.

El argumento de la asociación apunta que la subvención directa acaba reduciendo el precio que los compradores están dispuestos a pagar. De acuerdo con esta organización, las inercias del mercado provocan que los intermediarios, conscientes del importe de las ayudas, fuercen los precios del producto hasta nivelarlo con los que correspondería de no existir ningún tipo de ayuda.

Efectos secundarios de las subvenciones

La asociación agraria indica que la partida que recibe el campo en concepto de ayudas directas perturba la oferta y la demanda y acaba yendo al bolsillo de los intermediadores. Esto, a su vez, genera un aumento del precio final y un perjuicio para el consumidor.

La institución que preside Ros Prat pone el ejemplo de Nueva Zelanda, país donde el Gobierno laborista prescindió de este tipo de subsidios, con una cámara legislativa formada por un 40% de diputados agricultores. La consecuencia de esta política fue la emergencia un sector agrario que llegó al 90% de producción exportada.

¿Qué dice la Comisión Europea?

De acuerdo con la Comisión, el 30% de los pagos directos está relacionado con tres ámbitos de cuidado del medioambiente: diversificación agraria, mantenimiento del campo y conservación de áreas con interés ecológico. En el periodo 2007 a 2013, la PAC invirtió 47.000 millones en España. Ello permitió modernizar 28.000 instalaciones, reduciendo costes y aumentando la eficiencia y la productividad. Otros beneficios que muestra la Comisión son la creación de 30.000 puestos de trabajo en el campo y la aplicación de políticas restaurativas a 4,7 millones de hectáreas forestales.

En la etapa de 2014 a 2020, se han transferido 45.000 millones. Europa indica que ello ha logrado mejorar la competitividad, el desarrollo sostenible y compensar las diferencias entre territorios. Por otra parte, los informes de la institución señalan que estas políticas proteccionistas ayudan a contrarrestar la guerra comercial internacional, como el veto de Rusia a las importaciones agrícolas. En España, esta prohibición provocó un excedente de 386.000 toneladas de producción (frutas y verduras) que tuvieron que ser rescatadas por la Comisión en 2015.

Situación en España

España posee un área de 505.991 kilómetros cuadrados, de los cuales el 80% son tierras rurales. El 7,3% de la población vive en estas zonas. De acuerdo con el Eurobarómetro, el 62% de los encuestados se muestra favorable a mantener la PAC para garantizar la calidad de vida en el campo, y otro 61% apoya estas políticas de ayuda para garantizar unos precios asequibles para el consumidor, precisamente el aspecto criticado por la asociación agrícola catalana.

Por otra parte, el peso de las ayudas directas sobre el total de la renta agraria está seis puntos por debajo de la media de la UE (22%). El Institut Agrícola Sant Isidre atribuye esta menor dependencia al crecimiento de los ingresos de los agricultores que dependen menos de la PAC. Entre estos productos, se encuentran las frutas y hortalizas, el porcino, el vacuno y la producción genéticamente modificada.