Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La terraza de un bar de Barcelona / EP

Las pocas reservas para cenar en restaurantes alejan el fin de los ERTE

El sector mantiene los despidos temporales u opta por una reactivación parcial por la incertidumbre de hasta qué punto se recuperará la clientela

3 min

El Gremio de Restauración de Barcelona ha advertido que la reapertura de los bares y restaurantes hasta las once de la noche "no parece que vaya a generar la punta de consumo que se había vaticinado". Según una encuesta realizada por la entidad, la mayoría de restauradores han recibido pocas reservas para cenar o ninguna en absoluto.

En un comunicado remitido este jueves, el Gremio señala que tras seis meses sin servir cenas, el sector se prepara para una recuperación más bien "lenta y progresiva". Donde sí hay más esperanzas es en la clientela que podrán atender por las tardes con un consumo más informal.

Cronificación de los ERTE

El sector ve con "prudencia" la reincorporación de las plantillas en ERTE, ya que dada la incertidumbre los restauradores optarán probablemente por esperar a ver cómo reacciona la clientela a la ampliación horaria. Algunos han decidido activar una desafectación parcial, es decir, ampliar el horario del empleado pero sin llegar a cubrir el 100% de jornada, por lo que se sigue percibiendo una prestación de desempleo.

"El restaurador afronta esta nueva etapa con cautela", afirma Roger Pallarols, director de la asociación empresarial. "Aunque se descarta un cambio de hábitos a largo plazo, el clima general de las restricciones sociales actuará como freno para el consumo". Tras meses de desaveniencias, el representante hace un encargo al futuro Govern: "Rehacer los puentes de diálogo y de entendimiento con el sector".

El factor del turismo

Otro aspecto que preocupa al Gremio es que la ampliación del horario no servirá para reactivar los establecimientos ubicados en zonas turísticas, donde muchos locales "continuarán con la persiana bajada". La recuperación, pronostican, será inevitablemente "a dos velocidades".

"Ayuntamiento, Generalitat y Gobierno deberían trabajar juntos para salvar el verano", reclama Pallarols. "Necesitamos ser proactivos para que la ciudad vuelva a ser destino turístico. La restauración, que se encuentra cerrada desde marzo de 2020, no aguantará otro verano en blanco".