El Poble Espanyol reinventa su visión de la diversidad de España

De la mano de Mediapro, prescinde de las autonomías para apostar por grandes zonas geográficas que muestran el “alma de la diversidad de una o varias culturas”

Anton Vidal (i), director general del Poble Espanyol; Glòria Martí (c), responsable de proyectos de Mediapro Exhibitions; y Salvador Rovira (d), consejero delegado del museo al aire libre / CG
14.03.2018 13:42 h.
6 min

El Poble Espanyol ha presentado este miércoles el resultado de una inversión de más de 2,2 millones de euros en casi tres años para reinventar la visión de la diversidad de España que muestra a sus visitantes. De la mano de Mediapro, han decidido eliminar la división tradicional por comunidades autonómicas y apostar por cuatro grandes zonas geográficas del país con las que pretenden ofrecer un “paseo que recoge el ánima de la diversidad de uno o varias culturas”, en palabras del director del espacio turístico, Antón Vidal.

“Los visitantes de la ciudad no entienden las divisiones administrativas por comunidades autónomas”, añade el ejecutivo. El consejero delegado, Salvador Rovira, intenta distanciar esta decisión del contexto político actual y del auge en los últimos años del proceso independentista catalán. “No nos afecta”, sentencia, “solo hemos relatado un territorio de una forma más clara más allá de la política”.

“No podemos explicar todo un país dentro del Poble pero sí podemos explicar la diversidad del país, lo que llamamos The Spanish Sould [el alma española]”, matiza el director del museo al aire libre.

Cuatro grandes localizaciones

Vehiculan este objetivo a través de cuatro grandes localizaciones: el Mediterráneo, Andalucía, el centro de España y la cornisa cantábrica. “Conceptos clave que todo el mundo entiende, igual que el Camino de Santiago”, afirma Rovira. Mediapro ha comprado los derechos de un vídeo que hizo una peregrina tras su experiencia por la ruta gallega que se expone en una caseta adecuada para la ocasión, con visuales, música y sus olores propios.

Además de redistribuir las visitas internas, el nuevo diseño de la muestra cultural empieza en la misma puerta de entrada. Los gestores del espacio han instalado allí ocho pantallas interactivas gigantes para poder planificar la visita.

Una ‘Fiesta’ sin toros

La guinda del pastel del proyecto millonario es la puesta en marcha del espacio Fiesta. Rovira explica que han tomado prestado el nombre de la famosa novela de Hemingway para montar un audiovisual con el que se pretende llevar al espectador dentro de los festejos basados en la espiritualidad, el fuego, el color, la euforia y el valor.

Interior del espacio 'Fiesta', una de las novedades del Poble Espanyol / CG

Interior del espacio 'Fiesta', una de las novedades del Poble Espanyol / CG

Cuatro grandes conceptos que se concretan en la Semana Santa andaluza; los Correfocs de Cataluña, Baleares y valencia; la Patum de Berga; la Tomatina de Buñol, el Jaleo mallorquín y los Sanfermines de Pamplona.

 “No los recogemos todas porqué en el resumen que hicimos nos salían más de 300”, manifiesta Rovira. El director del Poble Espanyol detalla que han apostado por las que eran “más conocidas desde fuera y las que gráficamente fueran atractivas, que tuvieran impacto”. Cuestión que deja fuera el mundo del toreo.

Decisión polémica

La cúpula del Poble Espanyol reconoce que es consciente de que la decisión es polémica. Vidal matiza que ellos “ni juzgamos ni interpretamos las fiestas populares, sólo las mostramos” en un audiovisual "sin ni siquiera voz en off".

“Cada Fiesta que gravamos vale mucho dinero y cada una tiene su visión particular”, indica, “gráficamente quizá no entraba tanto el mundo de los toros”.

Resultados

Con esta renovación, los gestores del Poble Espanyol esperan superar los 1,25 millones de visitantes con los que cerraron los ejercicios 2016 y 2017. La previsión para el ejercicio pasado era superar esta cifra, pero la caída del turismo en el último trimestre del año a raíz de la inestabilidad del procés y tras los atentados terroristas en Barcelona y Cambrils lastraron las estimaciones.

Los visitantes internacionales son la principal fuente de ingresos de este espacio cultural, además de las visitas de escuelas, los eventos privados, la celebración de conciertos y la explotación de salas de fiesta. La empresa explotadora está participada por cuatro socios, Rovira y los herederos de Joaquín Frigola Ruiz de Porras con la mayoría del capital, y un grupo andorrano y un family office de Barcelona como financieros.

Han cerrado el ejercicio 2017 con una facturación de siete millones de euros y un resultado bruto (ebitda) de 1,3 millones. La caja se ha mantenido gracias a los eventos corporativos y las visitas escolares, pero el beneficio sin las depreciaciones ha bajado en 200.000 euros. Cifras que se esperan mejorar tras reinventar la visión del espacio.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información