Menú Buscar
Los ayuntamientos, pendientes del Gobierno tras el revés del impuesto de plusvalía municipal / EFE

Plusvalía municipal: el contribuyente deberá demostrar que hubo pérdidas para librarse de la tasa

El Tribunal Supremo matiza la sentencia del Constitucional sobre el impuesto que grava la transmisión de terrenos

10.07.2018 10:39 h.
3 min

Los contribuyentes deberán pagar el impuesto de plusvalía municipal. Solo se librarán de la tasa aquellos que puedan acreditar que no tuvieron ganancias cuando transmitieron un terreno. Un fallo del Tribunal Supremo ha matizado la sentencia del Constitucional que establecía que la tasa sólo se cobraría a aquellos que vendieran, donaran o dieran en herencia a un precio más alto del que compraron en su momento, por lo que obtuvieron beneficios.

Esto tenía carácter retroactivo. Es decir, los ayuntamientos debían devolver el dinero cobrado a los contribuyentes que no hubieran obtenido una plusvalía. Ahora, el Supremo matiza: los consistorios sólo tendrán que reembolsar las cantidades a aquellos que demuestren que tuvieron una minusvalía.

¿Tributo anulado?

La sentencia del Constitucional de hace un año anulaba dos artículos de la Ley de Haciendas Locales referentes al impuesto de plusvalía municipal. Ambos establecían la base para calcular si la transmisión de un terreno urbano se había producido con ganancias o pérdidas en comparación a cuando pasó a manos del propietario. Al anular los artículos, algunos abogados y jueces entendieron que quedaba anulado el tributo en todos los casos.

Los juzgados tuvieron entonces diferentes criterios a la hora de dictar si los ayuntamientos debían devolver el importe en todos los casos o solamente en los que no había ganancia. Ahora, el Supremo indica que la segunda opción es la que tiene que aplicarse. De momento, los consistorios continúan a la espera de que se reforme la Ley de Haciendas Locales para establecer un nuevo criterio en el cobro de la tasa.

Aire para los ayuntamientos

Esta nueva sentencia sobre el asunto da aire a los ayuntamientos, que había recibido un alud de reclamaciones y veían muy complicado hacer frente a la devolución de todos los impuestos de plusvalía municipal de los últimos años, unas cifras millonarias. De hecho, la mayoría de consistorios exigían al Gobierno que se hiciera cargo de las devoluciones, ya que se trata de una ley estatal.

El impuesto de plusvalía municipal supone entre un 5% y un 6% de los ingresos fiscales de los municipios. En el caso de Barcelona, a finales de octubre calculaban que habían recibido reclamaciones por importe de 50 millones de euros. El Ayuntamiento de L’Hospitalet de Llobregat reducía la cifra a 5,8 millones, mientras que Sabadell calculaba entre cuatro y cinco millones y Terrassa, 1,4 millones.