Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Operarios en la planta de Nissan de la Zona Franca de Barcelona

La planta de Nissan en Barcelona encara los meses clave para evitar el cierre

La dirección se compromete a no realizar ajustes hasta verano, mientras los sindicatos aseguran que sin un nuevo modelo la viabilidad de la fábrica será insostenible

4 min

El fin de la producción del pick-up X-Class de Mercedes a partir de mayo ha generado las incertidumbres de la plantilla sobre el futuro de Nissan en la Zona Franca de Barcelona. El presidente de Nissan Europa, Gianluca de Ficchy, encendía las alarmas el pasado martes al asegurar que la fábrica no es sostenible con los ritmos actuales. Ante este panorama, los sindicatos aseguran que las opciones de supervivencia pasan únicamente por introducir un nuevo modelo de automóvil; de lo contrario, la planta queda abocada al cierre.

Nissan ha asegurado que no emprenderá ningún ajuste en la plantilla hasta verano, cuando antes de las vacaciones se presente un plan industrial en el que se dirimirá el futuro de la planta de la Zona Franca. Ya en mayo de 2019 se cerró un acuerdo entre la dirección y los sindicatos para la salida de 600 trabajadores debido a la debilidad de la producción, que en este momento se sitúa en torno al 25% de su capacidad.

"Situación crítica"

“Se ha quitado un modelo que estaba comprometido hasta 2026 y ahora estamos en una situación crítica”, lamenta el secretario general de CCOO en Nissan, Miguel Ángel Boiza, que reconoce que la salida del modelo de Mercedes “deja la planta en una situación no rentable”.

Ante este panorama, los sindicatos no contemplan la convocatoria de una huelga a corto plazo, ya que consideran “crearía mala imagen internacional” en un momento en el que necesitan atraer las inversiones de la dirección de Nissan. Por el momento, se ha convocado una protesta el próximo martes ante el consulado japonés en Barcelona con la intención de presionar a la empresa.

Movilidad eléctrica para asegurar el futuro

“La única solución es la reasignación de otro modelo de vehículo”, apunta el secretario general de UGT en Nissan, Xavier Hernández. “Todo lo que no sea híbrido o eléctrico está sentenciado porque la combustión no tiene futuro”, asegura. Los sindicatos reconocen la inviabilidad de mantener una plantilla de más de 2.500 personas con una producción que rondará el 20% a partir de mayo cuando se deje de fabricar el X-Class de Mercedes.

Desde Nissan aseguran que aunque la decisión de Mercedes de suspender la producción de su pick-up ha resultado una “sorpresa”, no supone un cambio en la estrategia que la compañía perfila de cara al verano. La compañía nipona se encuentra en un momento turbulento a nivel mundial, marcado por la detención de su expresidente Carlos Ghosn, huido a Líbano, así como la caída de las ventas.

De hecho, el gigante japonés, que presentará el próximo febrero sus resultados anuales, ya anunció el pasado verano que prevé importantes pérdidas, y adelantó que suprimirá 12.500 empleos en sus plantas de todo el mundo.

Destacadas en Business