Menú Buscar
Janet Sanz, teniente de alcalde de Urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona / CG

Barcelona en Comú 'chulea' a la justicia y mantendrá el plan hotelero anulado

Janet Sanz, responsable de Urbanismo, exigirá una aclaración al TSJC y prepara un recurso al Supremo, mientra asegura que la nulidad "es normal" y rechaza el diálogo con los hoteleros

01.08.2019 12:32 h.
6 min

Caso omiso. El Ejecutivo Local de Barcelona chulea a la justicia y desafía la nulidad del plan hotelero que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha anulado. El gobierno municipal de Barcelona en Comú (BComú) ha desgranado hoy jueves varias medidas para oponerse al fallo de la sala tercera de la instancia judicial, que ha dado un revolcón al cerrojazo hotelero.

La teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, ha avanzado que la nulidad "integral y parcial" del Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (Peuat) "no es definitiva". Por ello, ha enumerado una batería de medidas para contraatacar a la justicia. Pedirá el Ejecutivo local una "aclaración jurídica" al TSJC y preparará un recurso de casación al Tribunal Supremo si "no le satisface la respuesta". En el ínterin y mientras se dilucida el proceso, Sanz sostiene que el fallo "es normal en el momento procesal actual" y aclara que no dialogará con el Gremio de Hoteles de Barcelona (GHB). "En estos momentos no es posible", ha valorado la edil.

"El Peuat está en vigor"

La concejal ha enfatizado el hecho de que "el Peuat está en vigor hasta que no se complete el proceso judicial", esto es, hasta que el Tribunal Supremo no se pronuncie. Por ello, Janet Sanz ha hecho hincapié en que "no se darán licencias de establecimientos turísticos" en las zonas en las que el plan no lo permite (la zona 1 y la zona 2). Para defenderlo, recuerda la teniente de alcalde de Urbanismo que "hay diez sentencias judiciales sobre el Peuat, y la mayoría son favorables". Respecto al revés judicial propinado por el TSJC, cree Sanz que "se circunscribe a un aspecto concreto del plan: el de la obligatoriedad de rebajar un 20% la capacidad de los hoteles que se sometan a grandes reformas".

Ha recordado la edil que dicha disposición transitoria "fue una concesión que se dio a determinados grupos políticos" en el momento de la negociación de aprobación del Peuat, que vio la luz en 2017 de la mano de BComú, PSC, ERC y la CUP, que se abstuvo. Tras ello, Janet Sanz ha entrado en el cuerpo a cuerpo con el TSJC. "Esta última sentencia, una de tantas, ha contado con el voto particular de una magistrada. Ello no es una cuestión menor", ha argumentado. La electa ha agregado que "jamás en un plan especial municipal, fuera elaborado con la alcaldesa Colau o con los exalcaldes Xavier Trias; Jordi Hereu o Pasqual Maragall, se acompañó de una memoria económica. Jamás. Los servicios jurídicos no lo pidieron". Esto es importante porque es la falta de "rigor" en el capítulo económico y financiero es el argumento que ha esgrimido la sala tercera del TSJC para decretar la nulidad del Peuat. Por lo tanto, Sanz ha tratado de enmendar el criterio de la sala.

"No habrá prevaricación"

Pese a esta escapada hacia adelante, BComú rechaza de plano que esté en una situación en la que podría prevaricar manteniendo las restricciones de una norma que la justicia ha anulado. "El plan es jurídicamente vigente hasta que haya sentencia del Tribunal Supremo. Por lo tanto, no hay base alguna para una denuncia por prevaricación", ha señalado la concejal. Ha insistido Janet Sanz que el instrumento de planeamiento "tiene plena eficacia jurídica", por lo que ni se permitirá la construcción y apertura de hoteles en las zonas prohibidas ni se revisará si el resto de grupos políticos no lo piden. Por lo pronto, BComú no les dará espacio para ello: no habrá ronda de contactos para reformar el Peuat, tal y como pidieron en campaña el PSC, Ciudadanos y PP o ayer mismo Junts per Catalunya (JxCat).

Lo que sí hará el Ejecutivo local de BComú y el PSC es preparar la "bolsa para indemnizaciones" por si la justicia diera la razón a más hoteleros en los 120 procedimientos contenciosos abiertos contra el Peuat. Sin concretar a cuánto ascienden las provisiones municipales para esta causa, Sanz ha admitido que "los escenarios indemnizatorios" pueden producirse en las aprobaciones de este tipo de planes. En cualquier caso, sostiene la edil que el cerrojazo hotelero "tiene el aval económico y técnico de los expertos del Ayuntamiento de Barcelona". Defiende también la número tres de los comunes en las elecciones municipales del 26 de mayo que la hoja de ruta "se aprobó con gran consenso vecinal, político y ciudadano, porque era necesario limitar las aperturas. En el centro de Barcelona no necesitamos más hoteles, necesitamos más vecinos". Ello, no obstante, son argumentos políticos que quedan fuera del perímetro judicial.