Menú Buscar
Turistas con maletas por las calles de Barcelona

Los pisos turísticos de Barcelona rentan más del doble que los alquileres convencionales

La suspensión de nuevas licencias y el crecimiento de la demanda encarecen los permisos ya existentes

3 min

Los pisos turísticos de Barcelona dan una rentabilidad media que como mínimo dobla la de un alquiler convencional. La suspensión de nuevas licencias en 2014 ha generado "especulación" sobre los 9.606 permisos concedidos, que se han convertido en un codiciado documento, mientras la demanda sigue creciendo.

Por ello, los ingresos de un apartamento con esta cédula superan entre un 100% y un 125% los que genera un piso convencional, que da una rentabilidad del 5,2% de media anual en la Ciudad Condal.

Los datos de la empresa de gestión patrimonial e inversión Laborde Marcet muestran que el cerrojazo de nuevas licencias que decretó el alcalde Xavier Trias en 2014 ha distorsionado el mercado. El cierre del grifo de nuevos permisos para operar pisos para turistas también "ha repercutido sobre el precio de los inmuebles".

En el centro del debate

Precisamente, la oferta de pisos para visitantes a la capital catalana está en la diana. El consistorio prepara un plan especial de alojamientos turísticos (Peuat) que los regulará junto a hoteles, pensiones y 'hostels'. No obstante, es muy probable que el documento castigue con más fuerza a los apartamentos.

Los análisis previos al plan maestro muestran una sobreoferta de plazas alojativas, que en algunos barrios triplica la población residente.

Análisis dirigido

El sector de los apartamentos, con Aparhut a la cabeza, discrepa del análisis y sostiene que está dirigido a reforzar la tesis de la congestión. "Los análisis previos comparan la capacidad turística con el número de vecinos.

¿Por qué? Para apuntalar la teoría de que en algunos barrios no caben más apartamentos, cuando no es así", abunda el mismo ejecutivo. Según él, los apartamentos representan "menos de un 4% de todo el parque de viviendas de la ciudad".

Con respecto a los precios, los gestores de apartamentos niegan que una minoría de apartamentos para veraneantes empuje el precio de los alquileres en Barcelona. Según Aparhut, "9.606 licencias no han encarecido el alquiler un 15%, del mismo modo que no lo hicieron bajar un 16% cuando arreció la crisis. La causa es, precisamente, la recesión económica", concluyen.