Menú Buscar

El Pirineo catalán supera la crisis independentista

Las estaciones de esquí regionales, que dependen hasta en un 40% del cliente español, arrancan la temporada ajenas a la crisis política

14.11.2017 00:00 h.
4 min
Dos esquiadores en Baqueira-Beret, la estación del Pirineo catalán que más cliente nacional recibe / CG

El Pirineo catalán esquiva la crisis independentista. Las diez estaciones de esquí de la cordillera situadas en la región, que arrancan temporada, retienen al cliente español pese al desafío secesionista. Ello no es menor, puesto que en algunos resorts de invierno el público nacional llega al 40% del total. 

Así lo ha indicado un portavoz de Baqueira Beret, la estación situada en la Vall d'Aran y la que más clientes nacionales recibe. "Abriremos el sábado 18 de noviembre. Las ventas de forfaits están por encima del año pasado", ha indicado un portavoz de la instalación.

"Baqueira recibe un 40% de esquiador local, un 40% de cliente nacional y el resto es extranjero. No tenemos ningún problema, pues somos una empresa privada que respeta las instituciones vigentes", ha agregado.

"Sólo afectó una semana"

La misma sensación se palpa en los alojamientos cercanos a la mayor estación de esquí de España. Lo consignan los equipos de ventas de los hoteles Tuc Blanc y Montarto. "Tenemos las mismas reservas que el año pasado. La nieve ha llegado antes, por lo que, de momento, estamos contentos", indican desde el primer establecimiento.

En el segundo hotel, situado a pie de pista, admiten que "ya superan las cifras de 2016", con llenos por Navidad, Carnaval y las semanas blancas de febrero.

En el Val de Ruda, ubicado dentro del complejo, admiten que la tensión por el desafío independentista se notó ligeramente. "Sí hubo cancelaciones, pero fueron al principio. Durante los días de más efervescencia. Ahora ya estamos en el nivel habitual de ventas y, además, con nieve natural", avisan desde su departamento de marketing.

Sin sequía a 1.500 metros

Tanto Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) --que opera cinco estaciones en el Pirineo catalán-- como la Asociación Catalana de Estaciones de Esquí y Deportes de Montaña (ACEM) tampoco detectan ningún impacto, a diferencia de otros sectores, como el hotelero o la aviación comercial.

"Hay más sorpresa por la buena meteorología que por el escenario político. El frío ha llegado de forma inesperada. Masella ya abrió el pasado fin de semana. Y Baqueira lo hará el 18. Es uno de los mejores inviernos en 20 años: no solíamos abrir antes de la Constitución (6 de diciembre)", ha subrayado Joaquim Alzina, director de la asociación.

El directivo también descarta impacto alguno por la sequía que azota España. "Para abrir una pista tienen que caer al menos 30 centímetros de nieve. Luego la aumentas con cañones y la compactas. Pero sin nieve caída no abres como Masella", recuerda.

A la misma conclusión llegan los hoteleros de la zona. "Este año, la borrasca ha llegado desde el norte. Toda la Vall d'Aran mira en esta dirección. Si sigue así el frío y la nieve, apunta a buen año", remachan desde Val de Ruda.

¿Quiere hacer un comentario?