Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Logo en la sede de Pimec en Barcelona / EUROPA PRESS

Pimec reclama una nueva moratoria de la tasa turística de Colau

El recargo municipal aprobado por el Ayuntamiento de Barcelona entrará en vigor el 1 de junio

3 min

Pimec ha reclamado este jueves una nueva moratoria en la aplicación de la tasa turística en Barcelona. Este nuevo recargo municipal a los visitantes entraría en vigor el próximo 1 de junio, después de que el impuesto se haya aplazado en dos ocasiones a raíz de la crisis económica derivada de la pandemia del Covid-19.

Este nuevo recargo municipal al turismo fue aprobado por el gobierno municipal de Ada Colau, en su línea de frenar la construcción de hoteles y la llegada de nuevos visitantes a la capital catalana. La patronal de la pequeña y mediana empresa en Cataluña insiste al Ayuntamiento de Barcelona que este impuesto debería prorrogarse, como mínimo, hasta el 1 de enero de 2022.

Pérdidas económicas de la hostelería

Pimec ha constatado que el sector turístico en la ciudad es uno de los sectores más afectadas por la pandemia, tanto en lo que representa a pérdidas económicas como lo que respecta a los ERTE de sus empleados. Por ello, ha recordado al consistorio barcelonés que una subida de impuestos no haría más que agravar la situación de parálisis de actividad, sin medidas de compensación económica reales, efectivas y suficientes.

La patronal ha vuelto a reclamar ayudas directas y urgentes, así como la condonación del pago de determinados impuestos y tasas, tanto directa como indirectamente vinculados a la actividad.

Colau contra el turismo

Pimec ha cargado contra la alcadesa de Barcelona por agravar todavía más el debilitado sector turístico barcelonés con la aprobación de una recarga municipal del impuesto turístico. El gobierno de Colau, además, espera incrementar de forma gradual esta tasa durante los próximos cuatro años, desde su entrada en vigor el próximo 1 de junio si no se logra una nueva moratoria.

La organización de la pequeña y mediana empresa en Cataluña ha considerado que este tipo de actuaciones municipales no ayudarán a la reactivación económica de un sector azotado por la pandemia del coronavirus. Tras la supresión del estado de alarma, las reservas hoteleras han sido mínimas, por lo que han solicitado ayudas continuadas en el tiempo por parte de las diferentes administraciones.