Menú Buscar
El secretario general de Pimec, Antoni Cañete (i), junto al presidente de Autónomos, Miquel Camps (c), y el líder de la patronal que habla del SMI, Josep González (d) / CG

Las pymes catalanas certifican que la subida del SMI no les ha penalizado

Pimec indica en su barómetro sectorial que sólo el 5% de las compañías apuntan a una destrucción de empleo y mantienen que su principal problema son los costes laborales

07.08.2019 11:56 h.
4 min

El aumento del salario mínimo interprofesional (SMI) en 2019 a 900 euros apenas ha afectado a la actividad diaria de las pymes catalanas. Así lo indica la patronal del sector, Pimec, en la publicación de su nuevo barómetro sobre la situación actual de las compañías de menos de 250 trabajadores y que corrigen, entre otras, las previsiones publicadas por la EAE Business School. Su estudio de este agosto indica que existen 15.000 pymes en el país que están a punto de desaparecer por el incremento de las retribuciones.

La encuesta realizada entre los empresarios de los órganos de gobierno y de gestión de Pimec, que se realizó entre el 18 y el 28 de junio, señala que el 58% de ellos considera que la decisión de subir salarios “no ha tenido ningún impacto sobre ellos”. El 21% estima que ha llevado a un incremento de los costes salariales y sólo el 5% está de acuerdo con la tesis de que ha llevado a una “destrucción de ocupación”.

La precariedad se mantiene

Con todo, el espaldarazo de la patronal a la medida pactada entre PSOE y Podemos no es total. Únicamente el 1% de los ejecutivos que participan en el barómetro aceptan que la iniciativa ha llevado a una “reducción de la precariedad o la pobreza laboral”, el gran objetivo del aumento del SMI en España.

Cabe tener en cuenta que otros gabinetes de estudios, como el de BBVA Research, ya apuntaron con anterioridad que el incremento de las retribuciones tienen unos efectos muy limitados en la creación de empleo. En su último análisis del sector, publicado en julio, se indicaba que el incremento salarial lo han absorbido los márgenes empresariales. La única advertencia que lanzaba es la posibilidad de que se pierdan entre 20.000 y 75.000 empleos de nueva creación, aunque también lo enmarcaba en la ralentización del crecimiento en todo el país.

Ralentización del crecimiento

Pimec también anticipa una “ligera moderación en el dinamismo de las economías catalana y española en los próximos meses”. El barómetro sobre las perspectivas en el avance del PIB muestran como, del 1 al 5, el 2,78% de los participantes creen que la riqueza en Cataluña crecerá. El valor estatal está en el 2,53%. Ambos se sitúan por debajo de las estimaciones del estudio anterior, que se quedaron en el 2,85% y el 2,64%, respectivamente.

Los principales problemas de las pymes catalanas - Pimec
Elevados costes laborales 39%
Debilidad del mercado interno 35%
Precios de venta bajos 34%
Falta de oferta de trabajadores especialistas 32%
Situación política 27%
Costes energéticos altos 24%
Condiciones de pago 15%
Transformación digital 12%
Precios de materias primeras y petróleo elevados 9%
Grado de ausentismo elevado 8%
Debilidad de los mercados exteriores 6%
Alto nivel de morosidad 5%

En cuanto a los problemas de las pymes catalanas, los elevados costes laborales suponen el principal quebradero de cabeza de los empresarios de la patronal. Seguido de la debilidad del mercado interno, los precios de venta bajos y la falta de oferta de trabajadores especializados.

Incertidumbre

Se trata de preocupaciones que se repiten mucho más entre los ejecutivos que la situación política que se vive en todo el país y los altos costes energéticos, otras cuestiones que generan incertidumbre entre el empresariado de pymes catalán. Con todo, no esperan que su situación cambie de forma sustancial en los próximos seis meses.

Los ejecutivos de Pimec han iniciado el ejercicio con buenos datos económicos y esperan que ahora se entre en un período de consolidación.