Menú Buscar
El presidente de Pimec, Josep González / PIMEC

Pimec pide a la Generalitat que empiece el recuento para repartir el poder patronal

Josep González asegura que nadie de su organización mantiene contactos con Foment del Treball para pactar la representatividad

09.01.2019 17:33 h.
5 min

Pimec ha solicitado este miércoles a la Generalitat que inicie el conteo de asociados a su organización, a Foment del Treball y a Fepime para fijar un nuevo reparto de poder patronal en Cataluña. El presidente de la organización, Josep González, ha asegurado en declaraciones a Europa Press que se muestra “sorprendido” de que el consejero de Trabajo, Chakir El Homrani, no haya iniciado el proceso.

De hecho, lo que piden al político de ERC es que les dé información sobre cómo se ha iniciado la valoración del número de empresas a las que da servicio cada una las entidades empresariales. Da por sentado que se ha tenido que iniciar porque el acuerdo inicial para buscar un pacto para la representatividad patronales en el territorio expiraba el 14 de diciembre.

Acuerdo de antes del verano

Ese día venció la primera prórroga que las partes implicadas se habían otorgado. La Generalitat, Foment del Treball y Pimec firmaron un documento antes del verano en el que las patronales se comprometían a debatir un nuevo reparto que enmendara el que ha imperado hasta la fecha en Cataluña --lo otorgó Jordi Pujol en sus primeros mandatos--. Si no llegaban a un pacto antes de septiembre, quedaba recogido que el El Homrani iniciaría una valoración objetiva para determinar la nueva división.

El problema es que la negociación se inició en pleno proceso de renovación de la cúpula de la gran patronal catalana y sin contar con Fepime. Por este motivo se acordó prolongar los plazos tres meses. Se quería dar tiempo a Josep Sánchez Llibre y su equipo para tomar posiciones en Foment del Treball.

Cómo se cuentan asociados

Una vez superado el relevo, el nuevo presidente se mostró optimista en llegar a un pacto con Pimec y aseguró que estaba dispuesto a ser “generoso” con la organización de pymes. Estas declaraciones molestaron a González. El patrono ha manifestado en varias ocasiones que ellos tienen más asociados que su organización rival y que eso les otorgaba mayor representatividad.

El verdadero problema de este pulso entre patronales en Cataluña es que resulta muy complejo valorar el número de empresas asociadas. No se puede usar sólo una métrica numérica, ya que implicaría poner al mismo nivel a grandes corporaciones como Naturgy o entidades como Caixabank o Banco Sabadell (con el consiguiente número de empleados) con pymes. El empresariado también ha alertado que un gran número de compañías tienen doble afiliación y que en este cómputo se deben incluir también a los autónomos.

11 años de conflicto

La dificultad ha propiciado que el conflicto patronal se haya arrastrado durante 11 años. La Generalitat intentó iniciar un recuento cuando Felip Puig era consejero de Empresa y Ocupación. Incluso llegó a publicar un decreto con sus objetivos. Pero declinó aplicarlo (acabó por retirarlo) ante las dudas jurídicas que presentaba.

El Homrani cuenta con una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que le reconoce que el Gobierno catalán tiene la potestad de realizar el recuento y modificar la representatividad patronal. Pero como no definió el sistema que se debía usar --tampoco era su responsabilidad-- ha apostado por promover el acuerdo entre Foment del Treball, Pimec y Fepime.

Contactos enrocados

Sánchez incide en que en estos momentos no hay ningún contacto con Foment del Treball para avanzar en el pacto que desean las otras dos partes del conflicto. Por su parte, Sánchez Llibre se ha mostrado de nuevo optimista este semana en poder acercar posiciones en las próximas semanas. Unas palabras que, de nuevo, no se han encajado de forma positiva por parte del presidente de Pimec.

Ha pedido “no ir con buenas palabras sino con hechos” y empezar a poner negro sobre blanco en esta cuestión. La patronal de pymes catalana considera que ha llegado la hora de empezar a valorar de forma objetiva el peso de las patronales en Cataluña.