Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Presentación de la campaña 'Som Industria' de Pimec, en la que han exigido a Torrent un nuevo pacto industrial para Cataluña / PIMEC

Pimec exige a Torrent un nuevo pacto industrial para ganar "competitividad"

La patronal de pymes insta al futuro consejero de Empresa que se suba sin dilaciones "al tren de la digitalización, la industria 4.0 y la inteligencia artificial"

5 min

El presidente de Pimec, Antoni Cañete, ha pedido “hacer una parada, ver el impacto del Covid y las propuestas” para lograr una recuperación industrial. En este sentido, ha exigido al nuevo consejero de Empresa de ERC, Roger Torrent, un nuevo pacto industrial en Cataluña dotado de un presupuesto suficiente para desarrollar políticas que quedaron sin realizarse en el anterior plan del Govern.

El dirigente de la patronal ha instado a Torrent a subirse sin dilaciones al tren de “la digitalización, la industria 4.0 y la inteligencia artificial” para ganar “competitividad” en un sector clave para Cataluña, la que en su momento fuera la locomotora industrial de España. Para ello, Cañete ha anunciado una cimera del sector en julio para desarrollar este tipo de políticas. Espera que el nuevo consejero esté a la altura para coordinarse con las diferentes pymes, que suponen el 99,3% del tejido industrial catalán, para “crear un presente y un futuro” de talento, ocupación y mejora económica en la comunidad.

Importancia de la industria en Cataluña

El nuevo estudio de Pimec constata la pérdida generalizada, como en la mayoría de las regiones y países occidentales, de tejido industrial desde 2001 a 2020. Cañete ha alertado al Govern, y especialmente a Torrent, que se debe realizar una “sensibilización de la industria en Cataluña” por la necesidad “de promover políticas efectivas para recuperar su peso en la economía catalana”. La patronal ha instado al Ejecutivo a no dejar pasar los fondos Next Generation de la Unión Europea para “lograr los objetivos pendientes y aprovechar esta oportunidad para crear un nuevo ecosistema innovador y de futuro”.

La importancia histórica del sector industrial en Cataluña ha caído en los últimos 20 años y ha sufrido una debacle mayor durante los meses más duros de confinamiento total por el Covid-19. El año pasado, la comunidad contaba con 36.195 empresas industriales, el 99,3% de las cuales eran pymes, con exportaciones por un valor de 66.290,2 millones de euros e importaciones de 76.144,1 millones, empleando a 587.500 personas. No obstante, aunque el territorio sigue por encima de la media europea, se han disuelto 18.937 compañías desde 2001.

Empleo industrial

La destrucción de empresas en el sector deja un aumento de desempleo de 241.500 personas. En 2001, con 55.132 empresas industriales, contaba con 812.600 trabajadores. Mientras que, en 2020, con los efectos adversos del coronavirus y sus restricciones, descendió hasta los 571.100 ocupados y 36.195 empresas.

Esto ha provocado que el peso específico de la industria en Cataluña y su Producto Interior Bruto (PIB) ha pasado de ser en 2000 del 26,9% al 19,8% en 2020. La ocupación también ha sufrido un descenso similar durante estos 20 años, del 28,8% al 17,6%. No obstante, el año pasado fue el peor para el sector, con una caída del 9,3%. Solo se han salvado las empresas de elaboración de productos farmacéuticos, que crecieron el 2,2%.

Ampliación del aeropuerto del Prat

Cañete ha recordado que la industria se nutre, en gran parte, de las infraestructuras y las conexiones eficientes. Por ello, además de la creación de un nuevo pacto industrial para el periodo 2021-2025, la adaptación formativa e inversión en innovación dentro de la campaña Som Industria lanzada por Pimec. Reclama, entre otras cuestiones, crear sin dilación una mesa de dialogo para ampliar el aeropuerto de El Prat en línea con la iniciativa promovida desde Foment del Treball. 

El aeropuerto es determinante para la estrategia de Cataluña y es una inversión necesaria a la que no podemos ni tenemos que renunciar”, ha expresado Cañete. El principal escollo de la ampliación de la infraestructura barcelonesa es el impacto medioambiental en los espacios naturales colindantes del delta del Llobregat --principalmente en las poblaciones de El Prat, Sant Boi de Llobregat y Viladecans--. No obstante, la patronal sostiene que la Unión Europea pone herramientas a disposición de los estados miembros para que este tipo de expansiones “tengan un impacto nulo o incluso mejoren”. Lo que espera que, al final, ocurra con una de las principales infraestructuras catalanas.