Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Josep Ginesta, director general de Pimec / EP

Pimec defiende dejar sin sueldo a los que rechacen la vacuna y los test

La patronal recuerda que otros países de la Unión Europea ya han tomado medidas similares para reducir al mínimo el riesgo en los centros de trabajo

3 min

La patronal catalana de las pequeñas y medianas empresas (pymes) alimenta la polémica en torno al debate sobre la obligatoriedad de la vacuna contra el Covid-19. Pimec defiende que aquellos trabajadores que rechacen tanto ser inoculados como hacerse pruebas, para detectar posibles contagios, a la hora de acceder a su puesto queden suspendidos de contrato y, por lo tanto, de sueldo.

La medida ha sido defendida por el secretario general de la organización, Josep Ginesta, que este domingo ha explicado que en algunos países de la Unión Europea como Italia, Francia o Eslovenia ya se han aplicado medidas similares.

Libertades contra derechos

En declaraciones a la emisora RAC1, Ginesta ha trasladado la petición de Pimec para que se exija el denominado pasaporte Covid-19 o, como mínimo, alguna prueba sanitaria como test de antígenos o PCR, para acceder a los puestos de trabajo.

Ginesta ha asegurado que respeta la libertad individual de aquéllos que no quieran vacunarse pero “no estamos de acuerdo en que ese derecho pueda ir en contra de los otros compañeros y de las empresas”.

Incentivo para la vacunación

Además, el número dos de la patronal ha observado que aplicar la medida que proponen podría servir de estímulo para la vacunación, toda vez que para los trabajadores que optaran por la alternativa de las pruebas para poder seguir trabajando supondría un coste tanto económico como temporal, que en muchos casos haría que se decantaran por la vacunación.

No obstante, el secretario general de Pimec a admitido que será complicado implantar este tipo de medidas porque requieren del refrendo del Consejo Interterritorial de Salud, lo que impide que pudiera aplicarse de manera unilateral en Cataluña.

Minimizar el riesgo

Ginesta ha valorado que en los lugares en los que se han tomado medidas similares han conseguido el objetivo de convertirse los centros de trabajo en espacios con muy bajo riesgo de contagio.

En este sentido, Pimec es partidaria de establecer límites para aquellos trabajadores que se opongan a todo tipo de medida preventiva.