Menú Buscar
Las pesetas sin canjear: una fortuna dilapidada por los rincones

Las pesetas sin canjear: una fortuna dilapidada por los rincones

El valor de la antigua moneda que no ha sido cambiada asciende a 1.631 millones de euros, aunque las estadísticas destacan un estancamiento en los canjes desde hace dos años

4 min

La fecha límite establecida para cambiar pesetas por euros se acerca. A partir del 31 de diciembre de 2020, las pesetas no retornadas ya no podrán canjearse por la moneda única. Sin embargo, a pesar de que el euro lleva 16 años en circulación, el volumen de pesetas que aún no han sido canjeadas es de 1.631 millones de euros. Según los datos publicados regularmente por el Banco de España, al cierre del pasado mes de abril el importe de las monedas en pesetas no devueltas ascendía a 799 millones de euros y el de los billetes, a 832.

Lo más probable, afirman desde el comparador de productos bancarios HelpMyCash.com, es que la mayor parte no sean retornadas nunca. Solo hace falta ver las estadísticas: el importe de las monedas está estancado en 799 millones desde finales de 2016. El de los billetes sí ha ido descendiendo, pero de forma muy discreta. Entre diciembre de 2016 y diciembre de 2017 solo se canjearon 9 millones de euros.

grafico HmC pesetas

Evolución anual del canje de pesetas por euros / HmC

Recuerdos

En el caso de las monedas​, lo más probable es que la mayoría estén olvidadas y pérdidas. Por otra parte, aquellos que conserven pesetas a conciencia, seguramente tendrán importes demasiado reducidos como para que compense el viaje a una sucursal del Banco de España para canjear dicho dinero por euros. Actualmente, además de la sede madrileña, el BdE tiene 15 sucursales repartidas por toda España, por lo que hay ciudadanos que ni siquiera tienen una oficina en su provincia.

Tampoco podemos pasar por alto los billetes y las monedas de euros en manos de coleccionistas o de turistas extranjeros, que en su momento vinieron a España y se quedaron una muestra de la antigua divisa nacional como recuerdo. En cualquier caso, los españoles aún tienen un año y medio para cambiar sus viejas pesetas al tipo oficial: un euro igual a 166,386 pesetas españolas.

Algunos países ya no permiten el canje

Los plazos para cambiar las monedas nacionales varían en función del país. Algunos bancos centrales no han fijado un límite y han establecido un plazo ilimitado, como Alemania, Estonia, Irlanda, Letonia, Lituania y Austria. Otros, como Bélgica, Luxemburgo, Eslovenia y Eslovaquia han determinado un plazo ilimitado para canjear billetes, pero han puesto fecha de caducidad al canje de monedas. El resto de los países de la eurozona ha preferido poner límite. De hecho, en muchos de ellos el tiempo para cambiar la antigua moneda patria por la europea ya ha expirado, como en Chipre que el plazo para canjear billetes de libras chipriotas terminó el pasado 31 de diciembre o en Malta, cuyos habitantes tuvieron hasta el 31 de enero de 2018 para cambiar las antiguas liras.

A pesar de la fortuna que supone el conjunto de pesetas no devueltas al regulador, en realidad hablamos de una cantidad muy pequeña comparada con la que había en la etapa inicial de desmonetización, cuando el euro entró en circulación. El 83 % de las pesetas disponibles justo antes de entrar en circulación el euro se canjearon en los dos primeros meses de 2002, cuando entró en vigor la moneda única. Dos meses después, en abril de ese mismo año, el 93 % de las pesetas ya habían sido retornadas.