Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Vista aérea de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) / EP

La periferia de Barcelona concentra más demanda de alquiler que la capital catalana

L'Hospitalet de Llobregat, Badalona, Sabadell y Terrassa registran un incremento de la actividad inmobiliaria en el arranque de 2022, según el portal Idealista

3 min

El sector inmobiliario se aproxima a cifras de 2007 tras el decaimiento provocado por el Covid-19. En este contexto, las periferias de las grandes ciudades concentran gran parte de la actividad tanto en el mercado de alquiler como de compra, según ha informado el portal inmobiliario Idealista. En el caso de Barcelona, poblaciones como L’Hospitalet de Llobregat, Terrassa, Sabadell, Badalona y Mataró concentran gran presión de la demanda en ambos segmentos, incluso por delante de la propia capital catalana.

En la Ciudad Condal, el ayuntamiento gobernado por Ada Colau decidió blindar aún más los topes a las rentas de alquiler fijados por la polémica ley autonómica de 2020. Como consecuencia de ello, la actividad de los promotores y las unidades sacadas al mercado se han restringido más que en otros mercados españoles, como han advertido los expertos.

Madrid, por delante en ventas

Pese a esta circunstancia catalana, en la provincia de Madrid se percibe una coyuntura similar en el comportamiento de las ciudades secundarias. Localidades menos pobladas como Torrejón de Ardoz, Getafe, Móstoles y Alcalá de Henares acusan más operaciones que la capital de España.

Business

 

 

Bloques de viviendas en Barcelona / EP

Ahora bien, Madrid aventajó al resto de urbes en cuando a la mayor demanda de casas a la venta, muy por encima de la media nacional. Ciudades como Getafe, Pozuelo de Alarcón, Móstoles, Torrejón de Ardoz y Alcalá de Henares ocupan los primeros puestos del semáforo de demanda de venta, mientras que Barcelona cae hasta el puesto 17.

Alerta por la inflación

Pese a este incremento de la actividad, los precios se han mantenido prácticamente estables desde el estallido de la pandemia. A cierre de 2021, la vivienda en venta alcanzó los 1.829 euros por metro cuadrado en España, un 2,8% más que frente al año anterior, según el informe de precios de Idealista.

Pese a ello, la compañía ya ha dado la señal de alerta por el efecto de la inflación sobre el mercado inmobiliario. En Barcelona se prevé que el incremento de los precios encarezca en 600 euros el precio medio del alquiler. De este modo, la metrópolis catalana se situará a lo largo de este año como una de las capitales de provincia de España con un alquiler más caro, solo por detrás de Bilbao (901 euros) y por encima de Madrid (848 euros).