Menú Buscar
Una mujer pasa frente a un comercio con rebajas cerrado por un ERTE / EUROPA PRESS

El pequeño comercio pide suspender las rebajas de verano por la crisis del coronavirus

El sector avisa de que el impacto por la alerta sanitaria dificulta reducir los márgenes de beneficio para competir con las grandes compañías

3 min

El pequeño comercio avisa de la mella que provoca en sus cuentas tener las persianas bajadas por la crisis del coronavirus. El sector advierte de que, si la alerta sanitaria se alarga y la Administración no toma medidas adicionales, hasta el 20% de las tiendas podrían desaparecer, dato que se eleva al 70% en el caso de Cataluña. Ante este panorama, la Confederación Española de Comercio (CEC) ha pedido al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo que, entre otras medidas, se suspendan las rebajas de verano para este año.

En la carta de la CEC al ministerio se solicita la anulación “excepcional” de las rebajas de verano “con el objetivo de no debilitar más al pequeño comercio, que no podrá competir con la capacidad para aplicar una fuerte reducción de márgenes de beneficio que sí tienen las grandes superficies”.

Riesgo de cierre

Aunque las ventas a través del comercio electrónico sí permanecen activas, la mayoría de pequeñas empresas no tienen músculo para atender por ese canal y el grueso de negocios que no forman parte de los esenciales están cerrados. De hecho, la CEC ya reclamó medidas adicionales para evitar la disolución del 20% de los establecimientos, que equivaldría a 80.000 tiendas y 240.000 puestos de trabajo.

En el caso de Cataluña, Comertia, asociación que agrupa a los comerciantes del retail, estima que durante el mes de marzo las ventas cayeron un 41,2%, dato que se eleva al 50,2% si se descarta la alimentación básica. Para el próximo mes de abril, los empresarios prevén que la facturación baje el 62,4%.

Problemas de tesorería

Es este panorama el que ha forzado a la CEC a solicitar la suspensión de las rebajas en un escenario de escaso margen de rentabilidad. Además, la organización pide al Ministerio “reflexiones también sobre la conveniencia de volver a los tradicionales periodos de rebajas”, ante la proliferación de nuevos descuentos en el calendario como puede ser el Black Friday o el CiberMonday.

La patronal de pymes catalanas Pimec estima en su informe sobre el impacto del coronavirus que estas cuatro semanas de reclusión provocarán que pequeñas empresas y autónomos dejen de ingresar hasta 34.000 millones de euros. “Apelamos a que la gente no deje de comprar en las tiendas de proximidad. Si cae el pequeño comercio, todos lo lamentaremos”, avisaba el viernes el presidente de la entidad, Josep González, que aseguró que el 70% de las compañías ya presenta problemas de tesorería.