Pelotazo de Osácar y Gumuzio, jefes de Azora, tras echarles Blackstone de Hispania

La rescisión del contrato reportará a los responsables de la gestora 224,5 millones, la cuarta parte será para la compañía mexicana Canepa por su 25%

Los seis miembros del consejo de Hispania, cuando salió a bolsa en 2014
10.08.2018 11:46 h.
3 min

Pelotazo en toda regla el que, como ya se preveía, acaban de dar Concha Osácar y Fernando Gumuzio, los jefes de la gestora Azora, tras la rescisión anticipada del contrato de gestión que, desde 2014, mantenían con la socimi Hispania.

Tras pasar la inmobiliaria a manos del fondo Blackstone, a través de una OPA, Osácar, Gumuzio y la compañía mexicana Canepa --que ostenta el 25% de Azora-- se repartirían algo más de 224 millones de euros por la rescisión del contrato.

Blackstone ya había avanzado su intención de romper el contrato por el que Azora se encargaba de gestionar la cartera de hoteles, oficinas y viviendas con que cuenta Hispania. Así lo indicaba en el folleto explicativo de la OPA que lanzó sobre esta socimi, en el que cifró en 173 millones el importe que debería abonar por la rescisión anticipada de este contrato.

El pago final será no obstante un 30% superior, según el acuerdo de ruptura alcanzado, comunicado este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

33 millones de honorarios, 190 de comisiones

En virtud de este acuerdo, Hispania pagará 225,53 millones de euros, de los que 33,69 millones corresponden a los honorarios base por gestión de activos que Azora habría recibido de mantenerse el contrato hasta su término, y los 190,83 millones restantes, a las comisiones y bonus adicionales por rendimiento que el contrato reconoce para supuestos, como el actual, de cambios de control de la firma.

Hispania cuenta con una cartera patrimonial valorada en 2.811 millones de euros, en la que figuran 46 hoteles que sitúan a la firma como primer propietario de establecimientos de este tipo del país. Además cuenta con edificios de oficinas y viviendas en renta que actualmente vende al por menor.

De su lado, Azora, no es una promotora o una patrimonialista, sino que se encarga de gestionar activos inmobiliarios de terceros, si bien cuenta con una filial con más de 11.000 de pisos en renta repartidos por toda España.

Azora dejó en mayo en suspenso el salto al parqué con el que pretendía fortalecer su balance e invertir en oportunidades. En concreto, se había fijado el objetivo de duplicar su cartera de activos en gestión en cinco años para que alcanzara los 8.000 millones, frente a los 4.400 millones con que cerró 2017.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información