Menú Buscar
Una parada del Bicing de Barcelona / EUROPA PRESS

Pelotazo en torno al Bicing de Barcelona

Conflicto entre Clear Channel, empresa ganadora del concurso, y Movement, compañía subcontratada que ofrece el servicio

06.03.2017 00:00 h.
4 min

La gestión del Bicing de Barcelona vive su momento más convulso. Se cumplen ya diez años desde que el gigante de la publicidad Clear Channel ganara el concurso de adjudicación del alquiler de bicicletas al servicio de los barceloneses.

Sabedora de su falta de estructura y experiencia en trabajos similares, subcontrató una empresa que sí podía garantizar un óptimo servicio: Movement Barcelona, una sociedad limitada dedicada a la promoción, compraventa, alquiler, distribución y reparación de todo tipo de bicicletas. Ahora se acerca la renovación, que Clear Channel ganará, pero para hacerlo se propone vaciar primero a la subcontratada y absorber su know how, sus trabajadores. 

Competencia desleal

Ambas compañías han trabajado juntas durante diez años, una colaboración que finalizará el 31 de marzo, fecha en la que finaliza el contrato con el Ayuntamiento de Barcelona y que ha supuesto el conflicto entre ambas. El problema radica en que Clear Channel pretende deshacerse de Movement Barcelona, pero quiere quedarse con sus 150 trabajadores y, por consiguiente, con su know how. La multinacional sigue sin estructura para ofrecer el servicio, pero quiere concurrir en el concurso de renovación y para ello necesita la plantilla de la empresa local.

Fuentes cercanas al conflicto han explicado a Crónica Global que el gigante de la publicidad se ha dirigido a los trabajadores de la subcontratada, ofreciéndoles nuevos puestos de trabajo y seguros, dado que está en condiciones de afirmar que ganará el concurso. El mensaje es sencillo: “Si te quedas en Movement, el día 2 de abril te quedarás en paro y a coste cero”.

Prórroga impugnada

Ambas compañías se han enfrentado a una inspección de trabajo y se han reunido hasta en cinco ocasiones con técnicos del consistorio barcelonés. El ayuntamiento, según las mismas fuentes, se inclina por Clear Channel y propone a la subcontratada, que no está en condiciones de concursar para hacerse con el servicio en los próximos 10 años, aceptar la nueva situación para garantizar los puestos de trabajo de sus 150 empleados.

Paralelamente al desarrollo del conflicto, el ayuntamiento publicó un anuncio en el Boletín Oficial de la Provincia de Barcelona (BOPB) a finales de 2016, donde informaba de la modificación del contrato para asegurar el servicio de Bicing, así como el empleo de los trabajadores. Algo que ha impugnado Movement, ya que entiende que se trata de una prórroga encubierta con la que únicamente se beneficia Clear Channel.

El ayuntamiento se decanta

Una portavoz del consistorio ha explicado a este medio que considera prioritaria la subrogación de los trabajadores actuales. “El Gobierno municipal ha desarrollado una cláusula de subrogación para introducirla en los pliegos del nuevo contrato y ha estudiado que, para hacerla posible, es necesario que los trabajadores formen parte de la empresa que tiene la contrata, Clear Channel”.

El Ayuntamiento de Barcelona asegura que ha informado a las partes implicadas de estas circunstancias y les ha instado a ponerse de acuerdo para hacer posible la subrogación. Mientras tanto, las negociaciones entre las compañías siguen abiertas, pero Movement Barcelona se prepara para cerrar sus puertas. Sus 150 trabajadores tienen miedo de quedarse sin empleo, por lo que aceptarán las condiciones de Clear Channel.