Menú Buscar
Oriol Junqueras, vicepresidente económico, junto a los agentes sociales y económicos reunidos en la sede de la Consejería de Economía.

Patronales y sindicatos afean a Junqueras el mazazo a la política industrial en sus presupuestos

Foment, Pimec y Cecot temen un aumento de la presión fiscal, mientras que los trabajadores niegan que las cuentas "sean las más sociales de la historia"

María Jesús Cañizares
4 min

Patronales y sindicatos han enmendado hoy los presupuestos de la Generalitat de 2016 presentados por el vicepresidente económico Oriol Junqueras, porque no contemplan una mejora en las partidas destinadas a la política industrial, que consideran clave para crear empleo.

Los agentes sociales y económicos se han reunido hoy con Junqueras en una reunión en la sede de la Consejería de Economía.  Han asistido, además del vicepresidente, el secretario de Economía, Pere Aragonés y la directora general de Presupuestos, Anna Tarrach. Asimismo, han estado presentes el secretario general de Pimec, Antoni Cañete; el secretario general de Foment, Joan Pujol, el miembro del comité ejecutivo de Cecot y presidente del Gremio de Construcción del Vallés, Toni Palet; la vicesecretaria general del Área Externa y portavoz, Laura Pelay, y el responsable de Estudios de CCOO, Alfons Labrador.

Dirigido al consumo

Por parte de Foment, Joan Pujol ha destacado la importancia de la presentación de unos presupuestos y que sean aprobados en el Parlamento catalán. “En democracias avanzadas, la no presentación implica un adelanto electoral”, ha avisado. Ha criticado, sin embargo, que el proyecto que la promoción económica esté muy tasada a favor de las partidas sociales. “Es un presupuesto ligeramente expansivo destinado a fomentar el consumo, en lugar de dirigirlo a inversiones”, ha explicado, “pero no nos inquieta tanto los presupuestos, sino el debate sobre conceptos vinculados a los ingresos y a la posible inclusión del aumento de tipos impositivos nominales. Estamos en fase de recuperación y no puede ser que la política de inversión se base en la presión fiscal”, ha advertido.

Por parte de Pimec, Antoni Cañete cree fundamental tener unos presupuestos nuevos, porque de lo contrario, departamentos como Acció, que se dedica a la internacionalización de las empresas, vería mermadas sus partidas. “Nos parece bien que los presupuestos tengan una parte social y que fomenten el consumo, pero solo se pueden hacer políticas sociales si se puede generar riqueza. Y aunque hay aumentos en promoción del comercio, del turismo, o la tecnología, nos preocupa que el apoyo a la industria haya bajado un 11%”, ha manifestado.

En la misma línea, el representante de Cecot, Toni Palet, ha afeado al líder republicano el descenso en política industrial, lo que dificulta, ha dicho, garantizar un empleo digno.

Emergencia social 

El responsable de estudios de CCOO, Alfons Labrador, ha advertido de que “hay una situación de emergencia social que debe tener una respuesta más eficiente en los presupuestos” y también ha reclamado un aumento de las partidas destinadas a política industrial para poder generar empleo. Asimismo, ha defendido ante Junqueras la paga extra de los funcionarios.

Desde UGT, Laura Pelay considera que “se debe dar cumplimiento al pleno de pobreza celebrado en el Parlamento catalán. Bienvenido el debate sobre el IRPF. Estos presupuestos tienen un problema de ingresos, hay margen para aumentarlos. La fiscalidad debe estar al servicio de los trabajadores o que son pobres”. También ha reivindicado la paga extra para los funcionarios. “Los trabajadores públicos deben cobrar lo que se les debe, no pueden ser moneda de cambio política”, ha manifestado. Pelay niega que sean "los presupuestos más sociales de la historia".