Menú Buscar
La demanda interna de las familias ha tirado de la economía española en 2017, que cierra con un aumento del PIB del 3,1% / CG

La pugna entre patronales catalanas deja en el limbo el convenio del comercio

El grupo de trabajo que debe desarrollarlo tiene pendiente desde hace 10 meses cerrar la constitución de la mesa para iniciar la negociación

4 min

La pugna por la representatividad entre patronales catalanas impide que se haya podido empezar a negociar el principal convenio del comercio. Los sindicatos del sector advierten de que intentan constituir la mesa de debate para reeditar el acuerdo marco de las relaciones laborales de forma infructuosa desde hace 10 meses. Señalan directamente a los representantes de los empresarios como culpables de esta demora.

El origen de la crisis de representatividad se encuentra en la quiebra de la que fuera la organización que hasta el momento había aunado los intereses de los comerciantes, la Confederación del Comercio de Cataluña, tras denunciar los tejemanejes de su antiguo secretario general, Miguel Ángel Fraile.

Eclosión de multitud de organizaciones

Presentó el 20 de junio de 2016 el preconcurso por ser incapaz de hacer frente a un pasivo de cinco millones de euros y se disolvió tres meses después al confirmarse sus dificultades económicas.

Siempre había sido el interlocutor sindical para esta negociación y otras reivindicaciones laborales, y llenar su espacio ha sido complejo. Ha derivado en la eclosión de multitud de organizaciones sectoriales de formato más pequeño y que representan a intereses más concretos. Tanto de zonas como de sectores de actividad.

Pugna entre Foment del Treball y Pimec

El escenario no era el más propicio para iniciar la negociación del convenio, pero CCOO y UGT de Cataluña plantearon que se debía iniciar la renovación a principios del año porque existía el peligro de que decayera y que los trabajadores se quedaran sin este marco de referencia.

Llamaron a la puerta de las dos principales patronales catalanas, Foment del Treball y Pimec, y abrieron otro capítulo. En esta ocasión, referente al conflicto por la representatividad que ambas organizaciones tienen abierto desde hace años y que ha transcurrido por varios tribunales.

Fepime y el Consell de Gremis

Primero se tuvo que pactar la entrada de la patronal de pymes presidida por Josep González en la mesa de negociación y, después, el reparto de sillas exacto entre todos los miembros. Cuando han transcurrido 10 meses desde el inicio del debate, aún está pendiente que se pacte la de las organizaciones adscritas a Foment, Fepime y el Consell de Gremis.

“Queremos un acuerdo y trabajamos para ello”, ha manifestado el presidente de Pimec Comercio, Alex Goñi, en declaraciones a este medio. Indica que la proximidad de esta organización y el resto de interlocutores que se están posicionando en la mesa de debate es importante y que espera que la mesa se constituya en un tiempo razonable. Aunque declina concretar ningún calendario. Los portavoces de Fepime se han negado a hablar del asunto.

Pacto de la ultraactividad

Para evitar que el convenio del comercio decaiga, los sindicatos y las patronales han pactado la ultraactividad del convenio anterior. Un acuerdo de mínimos para prolongar las condiciones actuales que se espera superar en cuestión de semanas.

El convenio general del comercio de Cataluña es el que se usa para los empleados de pequeños establecimientos, almacenes locales e incluso en grupos medianos. Se usa en Barcelona y Tarragona, ya que en Girona y Lleida se consiguió una norma laboral específica provincial.