Menú Buscar
Enfrentamiento entre desconocidos y un vehículo VTC en el Mobile World Congress de 2017 / CG

La patronal denunciará las amenazas a Uber en Barcelona

Unauto, organización de empresas que operan con permisos VTC, subraya que protegerá a sus miembros; el taxi insiste en que "viene la tormenta"

07.03.2018 00:00 h.
7 min

La patronal de empresas de vehículos de alquiler con conductor (VTC), Unauto, debatirá en la próxima junta si denuncia las amenazas al regreso de Uber a Barcelona. La asociación tratará como punto del orden del día en su próxima junta si pone en manos de la Fiscalía las advertencias del sector del taxi a la plataforma, que prepara su vuelta a la capital catalana con 150 vehículos.

Las intenciones de Unauto, que ha podido conocer este medio, son sólo parte de una guerra --por ahora dialéctica-- en la que se ha enzarzado el sector de las VTC con el taxi barcelonés tras el anuncio de que Uber operará en breve en la capital catalana tres años y medio después de desembarcar con Uberpop, servicio suspendo por un juez. Por un lado, las plataformas como la puntocom y Cabify y empresas de vehículos de alquiler defienden "el derecho a operar en un mercado ya liberalizado". Por su parte, el sector del taxi ha trazado una estrategia contra su nuevo competidor: tratar de demostrar que incurre en fraude de ley.

VTC: "La vuelta de Uber es normal"

Fuentes del sector de las VTC han señalado que la nueva operativa de Uber en Barcelona "se enmarca en un contexto de normalidad". Según ellos, es tan habitual como "la próxima expansión de Lyft o la china DiDi a España". Se trata, defienden, de agregar "nuevas opciones para el consumidor en el transporte de servicio público de menos de nueve viajeros en España, que es un sector regulado pero liberalizado desde la Ley Ómnibus de 2009". ¿Es legal que la multinacional trabaje con VTC de otras empresas? "Completamente. Y que emplee sus conductores, y que ésta empresa facture. Ocurre continuamente en otros sectores y no pasa nada", recuerdan.

uber barcelona amenazas taxistas

Un vehículo de Cabify, empresa que también opera con licencias VTC, en Barcelona / CG

Según ellos, los taxistas "mantienen cautivas a las autoridades y a los reguladores". Insisten en que "no se pueden poner tantas trabas desde el Área Metropolitana de Barcelona, Generalitat y Ministerio de Fomento a una alternativa de transporte". Aseguran que "todo ello son barreras al mercado que han ido recurriendo la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y los afectados". ¿Cómo acabará el culebrón de denuncias? "Con una vista en el Tribunal Supremo el 17 de abril. Es la causa madre: CNMC contra Fomento. Si falla a favor de liberalizar, las instituciones deberán acatar y renunciar a poner límites"

Taxistas: "Cometen fraude"

Los argumentos de los taxistas son igualmente contundentes. "Están utilizando a una tercera empresa. Uber no tiene autorizaciones VTC: las arrienda, o vete a saber qué pacto tiene, a una tercera empresa: Yirmi UC Fiesta Omnibus. Hay que aclarar esa relación, pues cabe recordar que los permisos no se pueden ceder durante dos años una vez adquiridos. ¿Qué demuestra ello? Que algunos empresarios pidieron cientos de habilitaciones para especular y hacer negocio con las plataformas", ha criticado Alberto Álvarez, portavoz de La Élite. La agrupación, mayoritaria en la Taula Técnica del Taxi de Barcelona, debatirá movilizaciones y, aunque condena la violencia, insiste en que "no puede garantizar la seguridad de Uber en la ciudad". Esta afirmación provocará la futura denuncia de Unauto.

uber barcelona taxistas amenazas

Manifestación de taxistas en Barcelona / CG

Otra óptica aporta José María Sánchez, secretario general del Sindicato del Taxi de Cataluña (Stac). "Entendemos que Uber cometerá fraude. Ya lo dijo el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) con Uberpop: es una empresa de transporte, no una intermediaria. Esta vez, aunque opere con VTC, está facturando vía otra empresa, contrata vía otra empresa y presta el servicio con las habilitaciones de otra empresa, pues la multinacional no tiene ninguna. Ello es fraude de ley y que la gente tenga claro: lo denunciaremos. Será la tormenta perfecta", ha avisado Sánchez.

Uber en Barcelona: ¿qué ocurrirá?

Quizá no será una borrasca, pero la vuelta de Uber a Barcelona presenta aristas. La principal se verá en las calles: la convivencia entre sus 150 coches y 300 conductores y los 11.000 taxistas de la ciudad se antoja compleja. Pero habrá más. El Área Metropolitana aprobó la pasada semana una regulación que limitará la proporción de una VTC por cada 30 taxis --como establece el Reglamento de Transporte Terrestre-- y la obligación de una autorización previa para estos vehículos. Ello debería significar un alud de multas a las VTC cuando el texto entre en vigor en aproximadamente un mes. "Ese decreto no verá la luz. Se hizo para garantizar la paz de los taxistas durante el Mobile World Congress (MWC)", han matizado fuentes del sector.

Además de ello, voces de la industria del transporte recuerdan que la multinacional con sede en San Francisco se estrenará con "sólo 150 coches", lo que limitará su operatividad en la ciudad. "Hay emisoras de taxi que tienen 500 vehículos y no dan abasto los días de lluvia", indican. La tesis contraria a esta es que Uber ampliará flota de forma gradual, señalan otras voces. Directivos del sector recuerdan también que, recientemente, el consejero delegado de Uber, Dara Khosrowshahi, admitió en Nikkei Asian Review que su voluntad era "colaborar con el sector del taxi en todo el mundo". Ello abre la puerta a futuras colaboraciones. Antes, el regreso de Uber a Barcelona no será sólo una expansión más de la empresa de transporte. Llevará aparejado el debate sobre la liberalización del sector a una ciudad que ha contestado, desde la calle e instituciones locales y autonómicas, el modelo de la plataforma. La oposición de años, no obstante, la podría zanjar el Supremo en el plazo de un mes.