Menú Buscar
Uno de los patinetes de Reby aparcados en Barcelona / CG

La inteligencia artificial ayuda a detectar patinetes mal aparcados

La empresa de movilidad compartida Reby incorpora en su sistema una tecnología que reconoce si se encuentran estacionados de forma correcta con una alta fiabilidad

5 min

Los patinetes eléctricos están cada vez más presentes en las ciudades españolas y su uso genera --en ocasiones-- problemas entre la ciudadanía. En el caso de Barcelona, uno de los más usuales tiene que ver con el aparcamiento de estos vehículos, ya que es común verlos enganchados a mobiliario urbano, apoyados en paredes o, directamente, en el suelo.

Ante esta problemática, la empresa de alquiler de patinetes Reby ha optado por el uso de la tecnología para asegurar que sus clientes dejan bien aparcados estos vehículos de movilidad personal (VMP). Ha incluido en su sistema una fórmula que, a través de la inteligencia artificial, detecta si el estacionamiento es el debido con una fiabilidad muy alta. 

Un aparcamiento con foto

Este sistema, integrado en la app móvil de la compañía, analiza y valora cómo el usuario ha aparcado el patinete a través de una fotografía que él mismo realiza. La empresa --fundada en Cataluña en 2018-- estipula que el VMP debe estar estacionado en una U invertida y atado a ésta con la cadena de seguridad que cada vehículo incorpora. Estas normas se recuerdan al usuario cuando instala la aplicación en su móvil y es un paso obligatorio para poder finalizar el trayecto, que se cobra por minutos. 

Gracias al denominado aprendizaje por repetición característico de la inteligencia artificial (IA, por sus siglas en inglés), el sistema reconoce si el patinete se encuentra dentro de los estándares de aparcamiento de la empresa. Si el veredicto es apto, el usuario podrá finalizar el servicio; si no lo es, puede ser amonestado. 

Una fiabilidad del 80%

La compañía asegura que el sistema ha sido desarrollado en Barcelona por un equipo multidisciplinar de más de 25 personas, y que cuenta con una fiabilidad del 80%. En el 20% de los procesos en el que el aparcamiento "puede generar dudas", el equipo realiza "una segunda revisión" de forma física, para decidir si el cliente debe ser sancionado o no. 

En el caso de que el estacionamiento sea inadmisible, el usuario recibe una primera amonestación "de manera prácticamente inmediata", detalla la compañía. Las sanciones económicas pueden variar entre 20 y 50 euros --dependen de la gravedad de la infracción--, y aumenta en el caso de que el cliente reincida, un hecho que se produce en casos muy esporádicos. Desde Reby aseguran que solo un 10% de los usuarios son sancionados dos veces y que, hasta ahora, nadie ha tenido más de un par de amonestaciones. 

Pocos patinetes mal aparcados

También la ratio de usuarios que abandonan los patinetes de esta compañía en la vía pública de forma incorrecta es "muy residual": menos de un 5% de los clientes aparcan mal y, desde que se ha introducido el método de multas, este porcentaje está "bajando". 

Antes de ser desplegado en Barcelona, el sistema de inteligencia artificial ha sido probado "con éxito" en otras ciudades en las que la empresa opera, concretamente en Gijón y Zaragoza. Cristina Castillo, cofundadora de Reby, asegura que este sistema es pionero en Europa y que una de las motivaciones de su desarrollo es la de evitar la "masificación en la vía pública". En su opinión, "la micromovilidad es una tendencia imparable" pero su desarrollo nunca debe ir en detrimento del espacio urbano compartido. 

Destacadas en Business