Menú Buscar
Imagen de archivo de una oficina de empleo de Madrid con una cola en su exterior / EFE

143.000 personas menos en el colectivo de parados de larga duración

Cataluña y Andalucía encabezan la reducción del desempleo en el segundo trimestre del año por comunidades autónomas

3 min

Entre abril y junio, el paro bajó en todos los sectores, pero principalmente en los servicios (144.000 desempleados menos), seguido de la construcción (39.300), la industria (11.800) y la agricultura (11.800).

Destaca la reducción experimentada por el colectivo de desempleados de larga duración (142.900 parados menos), en tanto que aumentaron en 9.100 las personas que buscan su primer empleo.

Dos puntos más en el caso de las mujeres

En función del sexo, el descenso del paro se repartió entre las mujeres (151.500 desempleadas menos) y los hombres (189.200), lo que dejó un mayor número de féminas desempleadas (111.500 más que varones) con una tasa de desempleo (19,04%) superior a la masculina (15,64%).

Por edad, el mayor descenso del desempleo se concentró en el tramo de 25-54 años (314.800 parados menos), en tanto que sólo aumentó entre los menores de 19 años (6.600).

Por nacionalidad, se repartió entre los españoles (296.500 menos) y los extranjeros (44.200 menos).

Sólo subió en Navarra

Por regiones, los mayores descensos se dieron en Cataluña (79.200), Andalucía (72.200) y Madrid (38.900), mientras que Cantabria se mantuvo igual y sólo registraron incrementos Navarra (1.500) y la ciudad autónoma de Melilla (700).

En cuanto a la ocupación, el empleo aumentó en los servicios (272.400), la industria (65.700) y la construcción (52.100) y sólo disminuyó en la agricultura (15.200).

El empleo a tiempo completo creció en 379.200 personas, mientras que el de tiempo parcial disminuyó en 4.200, de forma que se redujo el porcentaje de personas que trabajan por debajo de la jornada habitual (al 15,26%).

Más empleadores que autónomos

El número de autónomos creció en 23.800 personas y el de empleadores, en 48.600; mientras el número de asalariados se disparó a 349.500, gracias al incremento de los contratados temporales (255.900 personas) y, en menor medida, de los indefinidos (93.600), de forma que crece la tasa de temporalidad (al 26,81%).

El empleo en el sector privado creció en 345.100 personas, hasta los 15,8 millones de ocupados, y el empleo público, en 29.900 personas, hasta superar ya los 3 millones.

El empleo se incrementó en todos los tramos de edad, menos entre los de 30 y 34 años (con 600 trabajadores menos) y, en función del sexo, creció sobre todo el masculino (208.400) pero también el femenino (166.700).

Por nacionalidad, se incorporaron a trabajar 311.600 españoles y 63.400 extranjeros.

Los mayores incrementos se dieron en Cataluña (72.600), Baleares (65.000) y Andalucía (53.500), en tanto que sólo se redujo en Castilla-La Mancha (4.100) y en la ciudad autónoma de Melilla (100).

Destacadas en Business