Menú Buscar
Fachada de una oficina de Banca Privada d’Andorra (BPA)

Los ‘papeles secretos’ del caso BPA ponen en un brete a la exdirectora del regulador financiero

Los archivos del organismo que controla el blanqueo de capitales en EEUU dejan claro la colaboración de Maria Cosan antes de que cayera la entidad andorrana

20.02.2019 11:52 h.
3 min

¿Qué pasó en los meses antes de que cayera Banca Privada d’Andorra (BPA)? Los tribunales de Estados Unidos han empezado a desclasificar la documentación que se usó en la causa instruida en ese país y que culminó con la retirada de la alerta que el organismo del Tesoro (finCEN) --que se dedica a perseguir el blanqueo de capitales en todo el mundo-- publicó en marzo de 2015 y provocó la intervención de la entidad del Principado. Los primeros informes dejan en un brete a la anterior directora del Instituto Nacional Andorrano de Finanzas (INAF), Maria Cosan.

Los correos electrónicos que han salido a la luz dejan clara la proximidad de la ejecutiva con los responsables del FinCen meses antes de que se bloqueara el acceso de BPA a operar en dólares. Según la información publicada en La Valira, la exdirectora de INAF trabajaba codo con codo con los ejecutivos estadounidenses hasta el punto de que en los correos intervenidos se referían a ella como Maria, sin más.

Relación con el FinCen

Incluso se la advirtió de que la legislación estadounidense le obligaba a divulgar la relación que habían mantenido. Cabe tener en cuenta que cuando el FinCen manifestó el 10 de marzo de 2015 que BPA era un foco de delincuencia organizada, Cosan organizó de urgencia una rueda de prensa en Andorra en la que mostró su “sorpresa” pública ante la actuación.

Los documentos revelan que la relación con este organismo se había iniciado muchos meses antes, por lo que se pone en duda el asombro.

Auditora de BPA

Para rizar el rizo, antes de tomar las riendas del INAF Cosan era la directora de KPMG en Andorra, la big four que se encargó durante años de certificar la contabilidad de BPA. Cosan, pues, pasó de dar el visto bueno a la operativa de la entidad del Principado, que nunca llegó a enmendar, a colaborar con el FinCen y luego ver cómo se publicaba una Notice que llevaba a su derrumbe.

La exdirectora del INAF anunció que dejaba el organismo por motivos personales y familiares a finales de 2016, cuando el caso BPA ya se había judicializado tanto en el Principado como en EEUU. Meses antes la entidad había pasado a manos del fondo buitre estadounidense JC Flowes.