Menú Buscar
Jordi Mercader, presidente de Miquel y Costas, en una imagen de archivo / EP

La papelera Miquel y Costas dispara el 157% sus inversiones en 2018

La compañía prepara sus plantas con mejoras tecnológicas para hacer frente al “cambio de dimensión” previsto para el año que viene

4 min

Miquel y Costas ha disparado este 2018 sus inversiones. De los 14 millones de euros que destinó la compañía papelera el año pasado, ha aumentado la dotación a proyectos a 36 millones, lo que significa un incremento del 157%. Buena parte de ellos servirán para poner a punto sus plantas de cara al fuerte crecimiento que prevén en 2019, que califican de un “cambio de dimensión”.

La empresa presidida por Jorge Mercader Miró se centrará, sobre todo, en incorporar mejoras tecnológicas a las fábricas. Es el caso de la que tienen en Valencia, la que más inversión concentrará: 13 millones. Se utilizarán para actualizar la maquinaria, lo que obligará a parar la producción durante un mes el año que viene, según ha explicado este miércoles el vicepresidente de la compañía, Jorge Mercader Barata, en un encuentro con prensa previo a la junta de accionistas.

En ella presentarán los resultados de 2017. La papelera cerró el ejercicio con un beneficio neto de 37,1 millones, el 8,29% más que el año anterior. Las ventas también subieron, hasta alcanzar los 242,9 millones (el 6,6% más). La tendencia se ha moderado en el primer trimestre del año, con un crecimiento del 0,8% de los beneficios, que atribuyen a los tipos de cambio y un aumento de precio de las materias primas. “Prevemos crecer moderadamente” este 2018, ha dicho Mercader.  

Aumento de la capacidad de producción

Otras de las inversiones que se materializarán a lo largo del año serán en la planta de Igualada, donde se destinarán nueve millones a reformar un molino de producción de papel del siglo XVIII; en la fábrica del Besòs (Barcelona) se dejarán seis millones, sobre todo para disminuir el impacto de su actividad en el medio ambiente; tres millones en i+D, más de dos millones en los servicios centrales, más de dos millones en Tortosa y menos de un millón en Argentina.

Todo esto irá acompañado de un aumento de la capacidad de producción del 10%. De momento, todavía preparan el “cambio de dimensión” en un marco que consideran “complicado” para el grupo. El presidente de la compañía ha insistido en que quieren “reducir la dependencia del sector del tabaco”, aunque éste todavía tiene un peso de un 65% en el total de su producción.

Nuevos mercados y posibles compras

Últimamente, han apostado por cuatro nuevos mercados: la alimentación –componentes de papel para tés, cafés, bollería, etc–, la electricidad, los productos industriales y la electrónica. En este sentido, apuntan que la ofensiva de la Unión Europea contra los plásticos de un solo uso abre nuevas oportunidades para el sector.

Aunque las inversiones van orientadas a perseguir un crecimiento orgánico, aunque no descartan adquisiciones. En caso de que se produzcan compras, ha puntualizado el presidente, se tratará de pequeños negocios previsiblemente fuera del país.

Dividendo complementario

La junta de accionistas celebrada este miércoles ha aprobado un dividendo complementario con cargo a 2017 de 3,5 millones, que se hará efectivo el 12 de julio y se añaden a los 12,5 millones para los accionistas ya previstos. También han destacado que mantienen la política de autocartera. Este miércoles se ha aprobado la amortización de la autocartera de 1.275 millones de títulos por valor de más de 11 millones de euros.