Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Uno de los locales comerciales cerrados en Barcelona durante la pandemia de coronavirus / EUROPA PRESS

La pandemia convierte las naves logísticas en activo refugio frente a los locales comerciales

La crisis del coronavirus dejará ajustes en los precios de la vivienda del 12% en 2020, mientras los extranjeros se ausentan del mercado

4 min

La crisis del coronavirus ha removido de lleno al inmobiliario. Si tradicionalmente los locales comerciales eran un activo refugio en el que invertir y obtener rentabilidad, ahora el apetito se ha trasladado a las naves logísticas de última milla. Ubicadas dentro de las ciudades o sus áreas metropolitanas, son un caramelo ante el boom del comercio electrónico que ha disparado sus números en los últimos meses. Así lo corrobora la firma Forcadell en su informe Actualidad y Perspectivas del Sector Residencial y Terciario 2020.

La presentación del documento a cargo del profesor de Economía de la Universidad de Barcelona (UB) Gonzalo Bernardos, ha apuntado una caída del 12% en el precio de la vivienda. Pese a que este descenso aún no se aprecia en los portales inmobiliarios, desde Forcadell han asegurado que se trata de un diferencial patente entre el valor de partida y el de cierre de la operación.

Cambio de tendencia del inversor

En lo que respecta a los locales comerciales, la salida de negocios por el impacto de la crisis ha generado una proliferación de espacios en el caso de Barcelona que ha abaratado los precios. Así las cosas, el informe apunta que en los próximos meses aparecerá más oferta, mucha de ella radicada en zonas prime de la capital catalana. Bernardos, que ha calificado el estado de este mercado como un “absoluto desastre”, ha afirmado que las rentas que se pagaban por sus alquileres en 2019 tardarán varios años en recuperarse. Con todo, ha dejado claro que “se volverán a pagar porque el turismo volverá”.

Ahora ese interés de los inversores se ha trasladado a las naves logísticas para las que Forcadell apunta escasos ajustes en los precios, del 5% como mucho, por la poca oferta y la aceleración del comercio electrónico. Es lo que el profesor de Economía de la UB ha definido como un “traslado del activo refugio”: la tienda física deja de ser un valor relevante en las circunstancias actuales, mientras el online sigue en ascenso.

Sin extranjeros para comprar

Sobre la vivienda, Forcadell ha apuntado que uno de los principales factores que han influido en el ajuste del precio es que “no hay extranjeros comprando en Barcelona ni en Madrid”, carteras que en los últimos años han generado picos, sobre todo en el segmento premium. Además, los fondos de inversión internacionales “vendrán cuando todo esté mucho más barato”.

Con todo, Bernardos ha afirmado que existe un perfil de “inversor patrimonialista catalán que está entrando y está impidiendo que la bajada sea superior”. El profesor ha alertado de que la mayoría de los propietarios y promotores “creen que son resistentes”, por lo que ha emitido un mensaje de advertencia: “Bajen el precio antes de que sea tarde, y sean competitivos”.

Otro de los cambios que ha traído el Covid-19, según ha detallado la directora de comercialización de viviendas de Forcadell, Marta Vilana, está en las negociaciones. Si antes “el poder lo tenía el propietario, ahora lo tiene el comprador” a la hora de decidir sobre el precio final.