Menú Buscar
Inspectores del Ayuntamiento de Barcelona ante un piso turístico / CG

El pacto Barcelona-Airbnb aumentará la ocupación turística en verano

El acuerdo entre el Ayuntamiento y la puntocom para eliminar los pisos ilegales incrementará las reservas globales en temporada alta

3 min

El pacto entre Barcelona y Airbnb incrementará la ocupación en los pisos turísticos legales. Así lo cree la patronal de viviendas vacacionales, Apartur, que ha revelado que sus asociados llenaron el 76% de las noches en 2017, guarismo que espera aumentar este verano.

La entente lograda entre el Ayuntamiento y la tecnológica a finales de mayo beneficiará a las viviendas para visitantes que disponen de un permiso para operar. "Nuestro objetivo es eliminar la ilegalidad. Y ese acuerdo es un paso en ese sentido. Creemos que beneficiará a los propietarios que hacen las cosas bien, pues la bolsa de fraude ya ha caído de forma significativa", ha explicado Enric Alcàntara, presidente de la patronal del sector, durante la presentación de un estudio sobre condiciones laborales.

"Inferior a 2017"

Los 9.606 apartamentos vacacionales con licencia en Barcelona han arrancado el ejercicio con ocupaciones inferiores al año pasado hasta junio. "Estamos hablando de caídas de entre 10% y el 15%", ha admitido el directivo. Esa tendencia, no obstante, se está revirtiendo. "En junio deberíamos llegar a niveles similares a los de 2017", ha agregado Alcàntara.

Globalmente, los pisos turísticos de Barcelona llenan el 76% de las noches disponibles, una cifra ligeramente inferior a la de los hoteles. Cada vivienda vacacional aporta 1.076 pernoctaciones al año a la ciudad. En total, el sector suma 10,3 millones de noches al año en la capital catalana.

Impacto económico de 119 millones

Con lo que respecta a la investigación, el sector presume de generar un impacto económico total de 118,6 millones de euros en la ciudad. En el capítulo laboral, las viviendas de uso turístico (HUT, por sus siglas en catalán) pagan más que el resto del turismo. Los 4.707 trabajadores de las 9.606 viviendas vacacionales legales de la Ciudad Condal cobran un 14% más que la media del sector turístico y presentan menos temporalidad.

Según el análisis de la patronal de viviendas Apartur, que ha firmado el despacho del economista Miquel Puig, el salario medio de los empleados en esta industria alcanza los 19.151 euros butos al año. La cifra es un 21% inferior al global de sectores económicos, pero un 14% más elevada que en el resto del sector turístico. También hay diferencias en materia de contratación. El personal de pisos turísticos presenta contratos estables en un 80% de los casos, un nivel superior al 65% del turismo y al 60% de la hostelería.