Menú Buscar
Una vedette en Pachá Ibiza, la discoteca buque insignia de Grupo Pachá / CG

Los 'hombres de negro' de Montoro demoraron la venta de Pachá

El grupo de Ricardo Urgell aguardó a la multa de la Agencia Tributaria para entregarse a Trilantic Capital por 350 millones

04.02.2017 00:00 h.
3 min

Grupo Pachá demoró su venta hasta recibir la benevolencia del Ministerio de Hacienda. La entrega a Trilantic Capital, anunciada oficialmente el viernes, se demoró por los registros que practicó la Guardia Civil en septiembre en la discoteca Pachá de Ibiza, el buque insignia de la enseña de las dos cerezas. Tras las entradas, el conglomerado de ocio nocturno que comanda Ricardo Urgell esperó a la sanción de la Agencia Tributaria. Cuando llegó y Urgell se cercioró de que era "menor", dio el sí a Trilantic.

Preguntado por el expediente abierto por las autoridades fiscales, Grupo Pachá no ha contestado a los requerimientos de este diario.

Quienes sí lo han hecho son fuentes cercanas al grupo. "Pachá llevaba tiempo negociando con Trilantic tras descarrilar las negociaciones con un grupo inversor chino. En septiembre le sorprendió la Operación Chopin de la Agencia Tributaria contra el dinero negro en el ocio nocturno. Los registros provocaron que las conversaciones embarrancaran".

"A final de año, Pachá recibió la multa de Hacienda. Pese las malas expectativas que tenían directivos del grupo, la sanción ha sido relativamente menor. La firma ha salido casi indemne", han agregado.

Excusas de Urgell

Además de las trabas fiscales, la transacción también se ha demorado por las reservas del fundador del grupo, Ricardo Urgell. A sus 80 años, el empresario está "profundamente decepcionado" con sus tres hijos, que no quieren seguir con el negocio.

"Hizo todo lo que pudo para demorar la venta. Repasó cada fleco. Finalmente, Trilantic avanzó una parte de los 350 millones para asegurarse de que no había vuelta atrás", explican otras fuentes cercanas.

"¿Qué hará Ricardo Urgell a partir de ahora? Seguir invirtiendo. Con 80 años y con más dinero del que pueda gastar, ya tiene proyectos en cartera que quiere desarrollar", abundan directivos del sector.

Sólo uno aguanta

El dinero del fondo oportunista regará Pachá para continuar con la expansión por todo el mundo. De hecho, el sector espera un alud de nuevas aperturas antes de la salida de Trilantic. "El fondo no aguantará, es de perogrullo. La pregunta es quién vendrá después. Algunos dicen que Abel Matutes hijo aguarda".

De hecho, Matutes ha agigantado su imperio en Ibiza con la compra de Space, que transformará en un apéndice del superhotel Ushuaia.

"La venta de Pachá ha sido en bloque. Pero ha quedado algo, un activo que aguanta al capital riesgo. La discoteca Sweet Pachá en Sitges, en el destino que vio nacer a la marca en 1967. Aunque no es el mismo local, está en el municipio y aún lo llevan socios industriales", concluyen las mismas fuentes.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información